ap - multimedios digital
29 de julio de 2015 / 12:18 a.m.

Troy Tulowitzki se ha ido. El venezolano Carlos González podría seguir sus pasos fuera de Dénver. Incluso el recién adquirido dominicano, José Reyes.

Los Rockies de Colorado están reestructurando su plantel en medio de otra temporada para el olvido, y esta vez, nadie está a salvo.

Durante años, Tulowitzki fue una pieza intocable para los Rockies, especialmente para el dueño del equipo Dick Monfort. Pero eso cambió el lunes por la noche, cuando Toronto presentó una oferta irresistible. Reyes, su compatriota y lanzador Miguel Castro, el pitcher venezolano Jesús Tinoco y Jeff Hoffman pasaron a los Rockies, a cambio de Tulowitzki y el relevista LaTroy Hawkins.

Reyes está programado a integrarse el miércoles al equipo, pero podría estar disponible si llega la oferta correcta, como lo reconoció el gerente general de los Rockies, Jeff Bridich.

"Nuestros ojos y oídos están abiertos. Tenemos una mentalidad abierta. Así estamos operando", dijo Bridich. "Eso no significa que tengamos un elaborado plan para vender todo y comenzar de cero".

Antes de la temporada 2011, Colorado firmó a Tulowitzki a un contrato por siete años y 132 millones de dólares hasta la temporada de 2020. Junto con su contrato previo, los Rockies acordaron pagarle a Tulowitzki un total de 157,75 millones de dólares por 10 años.

La idea era construir una franquicia alrededor de él y González, quien firmó un contrato por 80 millones y siete años, más o menos en la misma época.

No funcionó.

Colorado tiene récord de 319-426 desde 2011, y durante una buena parte de ese tiempo, los cañoneros no estuvieron en la alineación al mismo tiempo debido a las lesiones.

"Reconstrucción... no es una palabra que utilicemos mucho por aquí", dijo Bridich. "Una reconstrucción significa que venderemos todo lo que tenemos, lo que tengamos a nivel de Grandes Ligas. Ese no es nuestro proceso".

Por ahora, la noción es mantener a Reyes, de 32 años, cuatro veces invitado al Juego de Estrellas y que tiene contrato hasta 2017, luego de que recibió un acuerdo por 106 millones y seis años de parte de Miami.

Todo eso podría cambiar.

"Nos encanta tenerlo como parte del equipo",dijo Bridich. "Pero creo que todo es posible".

En lo referente a González, el interés está incrementando por el estelar jardinero, especialmente tras su reciente despliegue de poder. Tiene seis jonrones en sus últimos cuatro juegos y su promedio ha aumentado a .278. Se perdió gran parte de la temporada pasada debido que se le retiró un tumor de su dedo índice de la mano izquierda, además de someterse a una cirugía para reparar un desgarre en la rodilla izquierda.

"Salvo por las últimas tres semanas, Carlos ha tenido sus altibajos", dijo Bridich. "No es que haya muchas ofertas por él hasta ahora. Su mejoría en las últimas dos semanas ha cambiado un poco esa situación".