josé manuel villalva - @mmdeportesmx
7 de octubre de 2015 / 09:49 p.m.

Los Piratas de Pittsburgh frustrados por no poder vencer al pitcher de los Cubs, Jake Arrieta decidieron golpearlo en la séptima entrada intencionalmente causando que las bancas se vaciaran.

Previamente en el partido, Arrieta había golpeado a un par de Piratas. Obviamente a Pittsburgh no le gustó y en la séptima entrada el relevista Tony Watson golpea al pitcher de Chicago.

El primera base de Pittsburgh, Sean Rodríguez, fue el único expulsado por lanzar un puñetazo.