AP - @MMDEPORTESMX
4 de abril de 2016 / 11:57 p.m.

En una de las finales más electrizantes que se hayan visto en la historia del basquetbol universitario de Estados Unidos, Kris Jenkins embocó un triple justo cuando sonaba la chicharra, para que Villanova se coronara el lunes con un triunfo por 77-74 sobre North Carolina.

A 4,3 segundos del final, Marcus Paige había logrado también un enceste de tres puntos, con un amague incluido que engañó a su rival Ryan Arcidacono, para que North Carolina empatara el marcador a 74.

Tras una pausa para definir su estrategia, los Wildcats (35-5 y segundos preclasificados) dieron el balón a Arcidacono, quien corrió hacia el otro extremo de la cancha y envió un pase a Jenkins, para que encestara, un par de metros detrás del arco de triples.

"Kris me dijo que iba a estar desmarcado y Arch le lanzó un pase perfecto", relató el entrenador de Villanova, Jay Wright.

Un segundo después, Jenkins saltó por encima de la valla que delimitaba la zona de prensa, para abrazar a su familia.

"Dijeron que no podíamos", repetía en medio del júbilo

Así, Villanova se coronó en la NCAA, algo que no lograba desde 1985, cuando Rollie Massimo guio a la institución a una victoria sobre Georgetown, un plantel plagado de estrellas.

Pero el triunfo del lunes será más memorable, si se toma en cuenta que Villanova dilapidó una delantera de seis puntos con 1:52 minutos restantes. Luego, reaccionó para liquidar a los Tar Heels, muchos de cuyos jugadores quedaron llorando en la cancha.

Phil Booth encabezó a los Wildcats con 20 puntos, mientras que Jenkins finalizó con 14.