agencias
10 de julio de 2015 / 06:39 p.m.

Con el inicio de los Juegos Panamericanos Toronto 2015, las autoridades sanitarias de la ciudad canadiense han lanzado un original concurso por el que regalan entradas a las competiciones por votar el diseño más popular de condones.

Todo Toronto está disfrutando de lo grande con el desembarco de los Panamericanos en la ciudad. Pero de momento, quien parece que más placer está sacando del mayor evento deportivo en la historia del país es la Agencia de Salud Pública de Toronto.

Las autoridades sanitarias de la mayor ciudad canadiense no sólo han aprovechado los Panamericanos para lanzar una edición especial y limitada de condones, condomTO, sino que están dispuestos a sacar el máximo jugo posible de los preservativos.

Por el bien de la salud pública, por supuesto.

Para empezar, a pocas horas del inicio de la ceremonia de apertura de los XVII Juegos Panamericanos, han lanzado un concurso para sortear entradas a los eventos deportivos entre aquellos que voten por el diseño más popular de su edición especial de condones.

La serie de condones de condomTO, que están siendo repartidos de forma gratuita en distintos puntos de la ciudad, está compuesta de seis diferentes envoltorios, todos con referencias deportivas, diseñados por otros tantos grafiteros de la ciudad.

Uno de los envoltorios, decorado con suelas de zapatillas deportivas, incluye el lema "Que empiecen los juegos" en referencia tanto a los Panamericanos como al inicio de actividades sexuales.

Hoy, siguiendo con el espíritu de la campaña, el Twitter oficial de la Agencia de Salud Pública de Toronto lanzó un mensaje que parodia el famoso lema de la arquetípica ciudad del "pecado" de Estados Unidos: Las Vegas.

"Lo que pasa en la Villa de los Atletas se queda en la Villa de los Atletas gracias a condomTO", dijo la ciudad añadiendo en otro tuit que "el sexo no sólo se siente bien, ¡es bueno para la salud!".

Mensajes livianos que han provocado más de una sonrisa en Twitter pero que seguramente no han hecho mucha gracia a los entrenadores de los miles de atletas que residen en la Villa de los Atletas de Toronto y que prefieren que sus deportistas se concentren más en la competición y menos en el sexo.