TOMÁS VÍCTOR LÓPEZ - @MMDEPORTESMX
9 de septiembre de 2016 / 10:53 a.m.

Tras un receso de ocho años, la fiesta del clásico regiomontano del futbol americano estudiantil entre Auténticos Tigres y Borregos Salvajes regresa este viernes a las 19:00 horas en el Estadio Gaspar Mass.

Se trata de la rivalidad deportiva más añeja en Nuevo León, que ahora enfrentará a los dos equipos campeones de Liga Mayor en su respectiva Liga.

Y como ha sucedido en las últimas ediciones, previo al juego se percibe un duelo parejo, con atletas destacados en las dos instituciones, tanto a la defensiva como a la ofensiva.

La realidad indica que desde la temporada 1991 Tigres le ha ganado sólo una vez a los Borregos, en el 2004, cuando el Tec ya estaba calificado a las finales y los Auténticos estaban eliminados.

La supremacía del Tecnológico incluye triunfos en la gran final de los años 2001, 2002, 2005 y 2008.

Por diferentes causas, los dos equipos llegarán al terreno de juego con un coach que debuta en el partido que despierta la mayor pasión y adrenalina en el deporte estudiantil.

Juan Antonio Zamora, destacado quarterback en su época de jugador activo, asumió en enero el mando del programa de futbol en la UANL con el respaldo del Rector, Rogelio Garza Rivera.

“De nuestra parte creo que es bueno, es bueno iniciar con un excelente juego…estamos muy emocionados pero muy conscientes que nuestra temporada no es Tec de Monterrey, nuestra temporada son nueve juegos para ubicarnos de la mejor manera y primero Dios pensar más para allá”, señaló Zamora.

En el Tec, Marcos Díaz, coach de equipos especiales, aparecerá por segunda semana como responsable del equipo tras la inesperada salida del entrenador en jefe, Leopoldo Treviño.

“Es una muy bonita experiencia para toda la gente, para toda la comunidad de Nuevo León que vean dos instituciones de alto prestigio enfrentándose de manera deportiva…no es como quisiéramos, que deseamos estar participando en una liga juntos pero ya nos vamos acercando, que es muy importante”, indicó Díaz.

Los Borregos mostraron una fortaleza y una unidad interior que parece no verse afectada su infraestructura por la salida del coach Polo Treviño.

Finalmente, la mesa está servida para que se viva el banquete de un partido especial, que tiene entre sus objetivos regresar a los fanáticos a las tribunas del futbol americano colegial en México.