JOSÉ MANUEL VILLALVA - MULTIMEDIOS DIGITAL
13 de marzo de 2015 / 12:21 p.m.

Fue un día único para el comediante Will Ferrell ya que por 24 horas no solamente decidió cambiar de trabajo, sino optó por jugar 10 posiciones diferentes de beisbol con 10 equipos diferentes en cinco juegos distintos.

Fue un trabajo en conjunto con la página Funny or Die y las Grandes Ligas en la lucha contra el cáncer.

Su primera asignación fue el partido entre los Atléticos de Oakland contra los Marineros de Seattle donde empezó de shortstop y era el quinto en el lineup para la escuadra californiana.

Este es video de Ferrell durante la práctica de bateo.

Este es video jugando shortstop con los Atléticos.

Instantes después de su estancia en el infield con Oakland, increíblemente fue intercambiado a Seattle por otro comediante que más adelante se dará a conocer.

Ferrell jugaría la segunda base con los Marineros.

Luego el comediante llegaría al estadio Tempe Diablo donde reemplazaría en jardín central al MVP de la Liga Americana Mike Trout en el duelo entre los Angelinos de Los Ángeles y los Cubs de Chicago. En este punto le tocó ver acción ya que tuvo que correr por la pelota para que el hit de Wellington Castillo fuera solamente un sencillo.

A pesar de mostrar sus habilidades en el jardín central, los Angels lo mandaron a los Cubs por una lavadora.

Con los Cachorros fue el coach de tercera base donde mostró su carisma como comediante.

Luego le tocó batear pero fue ponchado para terminar la cuarta entrada.

Después sería intercambiado a los Diamondbacks de Arizona donde jugaría el jardín izquierdo. Pero primero se comería uno de esos deliciosos 'Churro Dog".

Nuevamente tuvo que jugar una pelota en el jardín izquierdo.

Terminando le tocó jugar el jardín derecho con los Rojos de Cincinnati con una barba nacho.

Luego le tocaría jugar en el partido entre los Gigantes de San Francisco y los White Sox de Chicago. Llegaría con estilo en un helicoptero.

Ferrell entraría en la novena entrada del partido y nuevamente sería ponchado en su oportunidad con los White Sox.

El comediante fue intercambiado a los Gigantes donde se vistió de catcher, reemplazando a Buster Posey.

Finalmente llegó al encuentro entre los Dodgers de Los Ángeles y los Padres de San Diego.
En la séptima entrada, el mánager de los Dodgers, Don Mattingly hizo una llamada al bullpen por Ferrell quien si logró conseguir un out antes de ser retirado del montículo.

Por último, con los Cerveceros jugó el jardín derecho.

Fue un día inusual en la historia del beisbol, pero Will Ferrell lo realizó por una buena causa en recaudar fondos en la lucha contra el cáncer.

En total terminó su día bateando de 0-2, tuvo que fildear cinco pelotas defensivamente y se retiró con una efectividad de pitcheo impresionante de 0.00