1 de enero de 2014 / 10:57 p.m.

El 2013 en el golf profesional fue uno lleno de revelaciones, leyendas retomando su gran forma como Tiger Woods y Phil Mickelson, la consolidación de estrellas como Adam Scott, Justin Rose y Jason Dufner y la caída inesperada del norirlandés Rory McIlroy.

Cuando inició el año 2013 Rory McIlroy era el jugador número uno del mundo ya que en el 2012 había ganado prácticamente, todo que incluyo su segundo major de su carrera (el PGA Championship). En enero McIlroy anunció que firmaría un contrato con Niké por 155 millones de euros por lo que estaría cambiando sus botones.En un principio parecía ser una buena idea como aparentaba este anuncio que hizo con Tiger Woods.

Pero para McIlroy fue una temporada para el olvido tanto en Estados Unidos como en Europa. El norirlandés no ganó un torneo oficial en todo el 2013 hasta que finalmente venció en diciembre a Adam Scott en el abierto de Australia. Como resultado McIlroy cayó del primer lugar en el ranking mundial al puesto número 6. Rory tiene mucho talento natural para no responder con un mejor 2014.

 

Quien tomaría el lugar de McIlroy en la cima del ranking sería ni más y menos que Tiger Woods retomaría el trono por primera vez desde el 2010. La campaña de Woods sería exitosa pero inconclusa. Fue exitosa porque ganó cinco torneos incluyendo el Players Championship en mayo por lo que llegó a 79 victorias en su carrera y esta a sólo 3 triunfos de empatar el récord Sam Snead de 82 torneos ganados en el Tour de la PGA.

 

No obstante, sigue sin poder ganar un major championship desde el Abierto de Estados Unidos 2008. Sus dos mejores oportunidades vinieron en el Masters y en el Abierto Británico. En Augusta en la segunda ronda llegó a estar empatado en el liderato hasta que su segundo tiro en el hoyo 15 pegó en la bandera y se fue al agua que en lugar de ser un birdie y terminó siendo un triple bogey después de un castido de dos tiros y ya no se pudo recuperar.

En el Abierto de Estados Unidos todo parecía estar servido para que Phil Mickelson finalmente consiguiera este título que se la había escapado en tantas ocasiones. El zurdo estuvo en la ventaja o empatado en el liderato después de cada una de las primeras tres rondas. Hasta llegó a estar en la delantera nuevamente faltando nueve hoyos pero el inglés Justin Rose con ronda de 70 golpes fue suficiente para rebasar a Mickelson para quedarse con el torneo. Para Mickelson fue la sexta vez que es subcampeón en el Abierto de Estados Unidos, más que cualquiera en la historia del torneo.

 

En el Abierto Británico en Muirfield no se esperaba mucho de Mickelson ya que salvó el 2004 y 2011 no había dado pelea. Se pensaba que el estilo de Phil no era adecuado para los campos del Reino Unido. Pero Mickelson, a un mes de nuevamente quedarse corto en el US Open, se llevó el Claret Jug gracias a que cerró con cuatro birdies en los últimos seis hoyos y ganó por tres tiros. Mickelson llamaría su actuación "como la mejor ronda de golf en su carrera". Ahora el zurdo ya cuenta con cinco major championships y sólo le falta ganar un US Open para lograr el Grand Slam en su brillante trayectoria.

El campeonato de PGA sería dominado por el estadunidense Jason Dufner, quien en la edición 2011 de este torneo de dejó ir una ventaja de cinco tiros faltando cuatro por jugar. En el 2013 con una última ronda de 68 tiros pudo vencer por dos tiros y conquistar su primer major.

 

Por último en el 2013 no podemos olvidar la actuación del sueco Henrik Stenson quien terminó el año como el campeón del Fedex Cup (playoffs de la PGA) y la Carrera a Dubai (Playoffs de Europa). En agosto fue segundo lugar a Tiger Woods en el torneo de Akron, Ohio y en tercer lugar en el PGA Championship. Ahora su enfoque en el 2014 será por fin ganar uno de los grandes.

JOSÉ VILLALVA