27 de febrero de 2014 / 07:07 p.m.

Con la autoridad de siete títulos de Grand Slam y su ascenso al número uno mundial en 1988, el sueco Mats Wilander aseguró que los mejores jugadores de hoy son superiores a los que dominaron en su época.

"Los jugadores de está generación son mucho mejores que los de la mía, el número uno, el dos, el tres y el cuatro son, probablemente, mucho mejores que los 'top' de mi época", dijo Wilander en Acapulco para asistir a Abierto Mexicano de Tenis.

Wilander, de 49 años, fue uno de los mejores en una época en la que brillaron el checo Iván Lendl, su compatriota Stefan Edberg, el alemán Boris Becker y también los estadounidenses Jim Courier y Pete Sampras, entre otros.

Clasifica como jugadores "de otro nivel" al suizo Roger Federer, el español Rafael Nadal, el serbio Novak Dkjokovic y el británico Andy Murray, que han dominado el tenis en estos años recientes.

"Federer y Nadal, quizás, son los dos más grandes jugadores de todos los tiempos", dijo a Efe Wilander, comentarista de Eurosport donde conduce el programa "Mats Point".

Wilander alcanzó el 12 de septiembre de 1988 la cima del ránking de la ATP tras ganar el Abierto de Australia, el Roland Garros y el Abierto Estados Unidos, tres de los cuatro grandes del circuito, para apuntarse en la lista de 25 que lo lograron desde que en 1973 se implementó el ránking.

A los siete "Grandes", Wilander agregó 26 títulos de torneos para llegar a 33 en 16 años de carrera, en la que acumuló un récord 571 partidos ganados por 222 perdidos.

Ganó el Abierto de Australia en 1983, 1984 y 1988; el Roland Garros en 1982, 1985 y 1988, y el Abierto de Estados Unidos en 1988.

Uno de sus pendientes fue ganar Wimbledon donde llegó a cuartos de final en dos ocasiones en 1987 y 1989.

Además de los cuatro grandes de la actualidad, destacó al búlgaro Grigor Dimitrov con posibilidades de colocarse entre los cinco primeros y también al australiano Jerzy Janowicz.

"Pienso que Grigor (20 ATP) es el jugador joven más fascinante en este momento y también Janowicz. Sí Dimitrov sigue el plan que tiene su entrenador Roger Rasheed, para los próximos tres años, llegará a ser 'top-5' estoy cien por ciento seguro, sí no se lesiona".

Al hablar de los jugadores que hoy pueden tener un estilo semejante al suyo, Wilander dijo que Murray "intenta hacer en la cancha lo que yo intentaba hacer con mis oponentes, es muy similar", apuntó.

Con Wilander y Edberg, Suecia alcanzó siete finales consecutivas de la Copa Davis de 1983 a 1989, con títulos en 1984, 1985 y 1987.