7 de julio de 2014 / 12:41 a.m.

El astro holandés Arjen Robben denunció las muchas de faltas que sufre en el marco de las acusaciones de simulación que se vertieron sobre él tras el partido ante México.

"Se ha visto claramente. Me han tirado al suelo en todas partes, me han dado en toda la cancha", dijo Robben la noche del sábado después de que Holanda ganara a Costa Rica en la tanda de penales y se clasificara a las semifinales del Mundial de fútbol de Brasil.

"Le tenemos pavor. Nos preocupan los piscinazos de Robben", había dicho el seleccionador de Costa Rica, Jorge Luis Pinto, la víspera del encuentro en Salvador.

"La gente debería ver estas imágenes con calma y dejar ya toda esta tontería, porque se me ha condenado por mi sinceridad", dijo el astro holandés, que provocó las cuatro tarjetas amarillas de Costa Rica.

Robben fue objeto de un polémico penal que dio el triunfo a Holanda en los minutos finales del partido de octavos de final ante México.

Tras el encuentro, admitió haber simulado en una acción en la primera parte, pero muchos interpretaron que sus palabras se referían al penal que sí cobraron y que dio la victoria a Holanda, lo que desató las críticas en México.

"Cometí un error contra México, pero ya me disculpé. Hoy se vio de nuevo las muchas faltas que me hacen", aseguró Robben, que volverá a estar en el punto de mira el miércoles en la semifinal ante Argentina en Sao Paulo.

AGENCIAS