22 de diciembre de 2013 / 10:28 p.m.

Madrid.- El mecánico Raúl Clavero más de medio millón de dólares en el Sorteo de Navidad de España, el más rico del mundo.

Clavero, de 27 años y residente del suburbio madrileño de Leganés, saltó de su cama el domingo por la mañana tras escuchar por la televisión qué él tenía uno de los boletos de la serie que ganó "el gordo", el premio mayor, por lo que se hizo merecedor de ganó 400.000 euros (546.200 dólares).

"Saltamos de la cama y salimos corriendo", dijo Clavero, quien todavía se veía exaltado dos horas después de ganar su premio. Dijo que "pagaría la hipoteca, será lo primero, y después disfrutaré el resto".

Clavero se enteró después que otros cuatro miembros de su familia también habían comprado boletos con el mismo número ganador.

A diferencia de las loterías que sólo entregan una gran bolsa, el Sorteo de Navidad en España reparte numerosos premios a miles de participantes.

Millones de españoles estuvieron muy pendientes frente a sus televisores debido a los 2.500 millones de euros (3.400 millones de dólares) en premios que repartió la lotería, en un espectáculo de cuatro horas.

Las estaciones de televisión brindaban a la población un raro momento de alegría ante las dificultades por la que España ha atravesado después de otro año de crisis financiera brutal. En diversas partes del país se destaparon botellas de champaña en medio del júbilo de los ganadores.

Antes de que la llamada burbuja del ladrillo —un auge económico impulsado por los bienes raíces en España— estallara en 2008, los compradores de los boletos de lotería conversaban a menudo que si ganaban gastarían sus premio en un automóvil nuevo, una casa en la playa o vacaciones fastuosas.

Ahora, muchos españoles parecían conformarse sólo con evitar que les embarguen sus casas o automóviles.

Los boletos ganadores del Gordo se vendieron este año en al menos ocho localidades del país, entre éstas Madrid, Barcelona y la ciudad de Mondragón, en el norte industrial, donde el fabricante Fagor Electrodomésticos solicitó en octubre protección por bancarrota.

El segundo premio mayor —por un total de 1,3 millones de euros (1,7 millones de dólares)— repartió boletos ganadores por 125.000 euros (170.700 euros) cada uno y todos fueron vendidos en el municipio de Granadilla de Abona, en la localidad turística de Tenerife, en las islas Canarias.

La lotería tuvo un cambio este año. Por primera vez, hacienda cobrará un impuesto de 20% a los ganadores de más de 2.500 euros (3.400 dólares), mientras el gobierno español procura enderezar una economía a la que afecta una elevada tasa de desempleo de 26%.

AP