30 de agosto de 2014 / 12:24 a.m.

Los Rayados hilvanaron su tercer triunfo al hilo, llegaron a 16 puntos, y un +6 en su diferencia de goleo, pero aún se mantienen como sublíderes de la competencia, por debajo del América (16 unidades y +9) que este sábado recibirá a Pumas.

En el primer tiempo, Querétaro y Monterrey alternaron la posesión del balón y ambos gozaron de ocasiones claras para anotar, pero fueron los dirigidos por Carlos Barra quienes resultaron más certeros.

Rayados mejoró en su accionar colectivo en relación a su último partido contra Puebla. Hasta el minuto 42 en que se pusieron en ventaja en el marcador, merodearon el área de los Gallos, pero les había faltado precisión en el último toque.

Aunque al arranque fue el Querétaro el que pisó fuerte el área rayada. Al 5’, Danilinho voló su remate de derecha ante un buen achique del portero Juan de Dios Ibarra.

Dos minutos después, Rayados respondió con un trazo de larga distancia bien medido del central colombiano Stefan Medina al atacante chileno Humberto Suazo, pero el Chupete erró en su definición al impactar de volea con toque suave por encima del arquero Edgar Hernández. Esa fue la primera ocasión que desaprovechó el visitante.

Al 9’, Suazo quiso sacarse la espina con un remate de derecha desde fuera del área que Hernández rechazó con una gran atajada. Enseguida Suazo, Silva y Dorlan se conectaron. Hilvanaron una jugada vistosa de uno o dos toques que terminó con un tiro-centro defectuoso del Chupete.

El Querétaro produjo peligro al 29’ cuando Ángel Sepúlveda falló un mano a mano frente a Ibarra al sacar un remate chorreado por un costado.

Luego, Suazo, que se mostró muy participativo, se habló de tú con Pabon, aunque su trazo fue ligeramente largo y el colombiano sacó un remate con poco ángulo de tiro.

En la recta final del partido, las emociones se multiplicaron. Primero con un manotazo salvador de Juan de Dios Ibarra a remate caliente de larga distancia de William Da Silva. En la jugada siguiente, Querétaro cobró un tiro de esquina y tras un rebote Dionicio Escalante estremeció el travesaño.

Pero la esférica le cayó al Monterrey que tomó mal parado a su rival y con un trazo largo hacia Dorlan Pabon, encabezó un contragolpe mortal sin un solo marcador de frente que le frenara. Se enfiló hacia el área y una vez que ingresó a ella le tocó hacia su izquierda a Huberto Suazo que lo acompañó en toda la jugada, y el chileno solo dio el pase final a la red para anotar el 1-0.

Dorlan se acordó de aquella cortesía de la jornada 1 contra leones Negros en que su socio el Chupete le cedió la oportunidad para estrenarse cuando el andino pudo definir por sí mismo. Dorlan le regresó la cortesía y Suazo anotó su segundo gol del torneo.

Pronto en el segundo tiempo, cuando apenas corría el minuto 48, Dorlan no pudo controlar un pase por el centro de Silva que lo dejó en posición de anotar. El colombiano de haber realizado un control dirigido se habría plantado frente a Hernández para clavar el 2-0.

El Querétaro empezó a presionar, pero sus intentos carecieron de puntería. Hasta su propio goleador, el brasileño Camilo Sanvezzo falló en una media vuelta dentro del área.

No obstante, el Querétaro asfixió al Monterrey. Lo metió en su campo y lo atacó por cada rincón.

Rayados se limitó a contragolpear con Suazo y Pabon. La apuesta lucía arriesgada. Pero al 66’, un apagón en un sector del Corregidora, justo en el campo que defendía Monterrey, pareció sonreírle al visitante. El árbitro Jorge Antonio Pérez paró las acciones y reanudó el partido hasta el 103’ en que se pudo recuperar la luz. De hecho, el técnico Carlos Barra realizó su segundo cambio al sacar a Dorlan y meter a Cándido Ramírez.

Con seis minutos de reanudado el juego, Barra recibió una mala noticia. Suazo se quejó de un jalón en parte posterior del muslo y pidió su cambio. En su lugar, ingresó Alonso Hernández.

El Monterrey decidió replegarse y cerrar los espacios. De dedicó a defender su ventaja por el resto del juego. Ese fue el reto por el que apostó y lo consiguió con drama, con una atajada espectacular en el último minuto del portero Ibarra. El partido concluyó al 132’ de acción.

JAIME GARZA