3 de junio de 2013 / 11:42 p.m.

A través de huesos de vaca y corderos encontrados en el Fuerte de San Juan de Ulúa, Veracruz, el INAH determinó que el tipo de alimentación que llevaban los altos mandos militares, ingenieros y soldados estaba basada en su jerarquía.

 

México • Hallan en el Fuerte de San Juan de Ulúa, Veracruz, casi siete mil fragmentos de hueso animal que han permitido conocer aspectos sobre la alimentación de los militares españoles que habitaron en esta fortificación durante el siglo XVIII.

De acuerdo a la encargada del proyecto del INAH “San Juan Ulúa”, Judith Hernández Aranda, los restos pertenecen a diferentes especies animales como vacas y borregos, han servido para calcular las cantidades de carne que comían los altos mandos militares y los soldados.

Se determinó a través de fuentes históricas y hallazgos arqueológicos que un militar, un ingeniero o un médico podía comer 300 gramos de carne, mientras que un soldado de rango menor sólo tenía derecho a 60 gramos, la cual iba acompañada de menestras, una especia de sopa preparada con haba, garbanzo, frijol y arroz, pan, todo las raciones se basaban en la jerarquía.

En cuanto a la dieta de los altos mandos, la investigadora del INAH reveló que su dieta incluía chorizos, vino, aguardiente y jamones. Lo que contrasta con la alimentación de un forzado que tenía derecho a una galleta de 56 gramos, arroz, garbanzo y a veces carne.En cuanto a las bebidas, la fortaleza de San Juan de Ulúa contaba con cisternas en las que recolectaban la lluvia y para almacenarla tenían diversos métodos que garantizaban su limpieza.

Esta información sobre la alimentación de los militares será incluida en un libro que aborda los más de 350 años de construcción del Fuerte de San Juan de Ulúa; se espera que salga a mediados de 2014.

El Fuerte de San Juan de Ulúa se construyó entre 1535 y 1542 por órdenes del virrey Antonio de Mendoza, para proteger a las embarcaciones del ataque de piratas. Fue sede del Poder Ejecutivo federal en 1915 con Venustiano Carranza, y cárcel en la que fueron prisioneros Benito Juárez, Fray Servando Teresa de Mier y Francisco Xavier Clavijero.

Redacción