13 de enero de 2013 / 08:13 p.m.

Cd. de México  El dolor es la primera causa de consulta médica, sin embargo en la actualidad existen diversas herramientas terapéuticas para manejar adecuadamente este síntoma, sobre todo en aquellas personas que sufren alguna enfermedad crónica degenerativa como cáncer o diabetes, de acuerdo al Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

Argelia Lara Solares y Alfredo Covarrubias Gómez, especialistas del Departamento de Clínica del Dolor y Cuidados Paliativos de este Instituto coincidieron en que la creación de este servicio se debió a la necesidad de no sólo de aliviar este síntoma en los pacientes con enfermedades crónicas, sino también a la de formar personal médico de excelencia en esta especialidad.

En 2003 el Proyecto de Atención al Paciente Terminal desarrollado por esta Clínica, fue reconocido con el Premio Anual Internacional otorgado por la Association for Hospice & Palliative Care (IAHPC), siendo hasta el momento la única institución en el país que ha recibido dicha presea.

Asimismo, el Instituto ha desempeñado una tarea primordial en la formación de recursos humanos en este campo, al establecer espacios académicos para la especialización y actualización de los médicos en el área del dolor y los cuidados paliativos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), define los Cuidados Paliativos como el cuidado activo y total de los pacientes en el momento en que su enfermedad no responde a las medidas curativas.

Este organismo ha expresado que la mayoría de los pacientes con cáncer, VIH/SIDA y otras enfermedades terminales sufrirán de síntomas físicos y psicológicos devastadores antes de morir.

El dolor, no es el único problema que puede aquejar al paciente oncológico, hay síntomas tales como la disnea, el delirium, el síndrome anorexia-caquexia-astenia, y diferentes condiciones consideradas como urgencias paliativas.

Los servicios de medicina paliativa son capaces de controlar la mayor parte de la sintomatología y brindar una atención integral e individualizada, atendiendo las necesidades de cada caso en particular.

La medicina paliativa debe ser practicada por equipos multidisciplinarios que incluya a diferentes especialistas del área médica, enfermería, psicólogos, y trabajadores sociales.

— BLANCA VALADEZ