25 de febrero de 2014 / 03:59 p.m.

La pérdida del liderato era lo único que estaban esperando la prensa catalana y la afición para darle más palos, más si cabe, a Gerardo "Tata" Martino, severamente cuestionado y de quien aseguran que no tiene la personalidad para dirigir un vestuario con tantos pesos pesados como el del Barcelona.

La derrota ante la Real Sociedad no solamente significó perder tres puntos sino el principio del fin para el entrenador argentino, que ni siquiera lleva una temporada dirigiendo en España.

Desde que llegó al Barça el "Tata" nunca ha sido bien recibido por dos argumentos contundentes: ni es catalán –ni jamás ha dicho que se sienta- y no tiene "ni la mínima idea" de lo que significa la entidad blaugrana. Es más, las críticas han rozado lo patético al grado de señalar a Martino hasta por su forma de vestir y su aspecto físico. Es constantemente comparado con el idolatrado Pep Guardiola.

La prensa catalana alega que el entrenador argentino "se está cargando" el estilo de juego que en los últimos años ha caracterizado a los culés, es decir, el "tiki taka", el toque. Por todo ello, se empieza a apuntar que pase lo que pase en lo que resta de la temporada no seguirá en el Barça, con todo y que el equipo tiene posibilidades de ganar las tres principales competiciones del año: La Liga, la Champions League y la Copa del Rey

"Las convulsiones institucionales que vive el club no pueden distraerle del único objetivo que importa para él, que no es otro que ganar más de un título. No le pedimos los cien puntos que obtuvo Tito Vilanova en la pasada temporada. Simplemente, que no arriesgue innecesariamente y pierda las opciones en estos dos meses decisivos", escribió hoy Lluís Foiz en su columna, titulada "El penúltimo aviso", en el diario catalán Mundo Deportivo.

JOSÉ ANTONIO LÓPEZ