3 de abril de 2013 / 03:07 a.m.

Hanna, con sus vías nerviosas dañadas, es la protagonista del monólogo "¿Cuál es la mejor droga para mi?", del dramaturgo alemán Kai Hensel, que se estrena este viernes en el Foro A Poco No, bajo la dirección de Aracelia Guerrero.

 Ciudad de México • Perturbada por el síndrome de abstinencia, Hanna vive momentos de alucinación, habla, grita, se cuestiona y mueve las fibras más sensibles de esta sociedad que padece los estragos de un consumo desmedido de estupefacientes y de una guerra contra el narcotráfico.

Hanna, con sus vías nerviosas dañadas, es la protagonista del monólogo ¿Cuál es la mejor droga para mi?, del dramaturgo alemán Kai Hensel, en montaje de Atracciones Meteoro, que se estrenará este viernes en el Foro A Poco No, bajo la dirección de Aracelia Guerrero.

"Decidimos montar la obra porque nos parece importante hablar de un tema como las adicciones fin falsas morales, porque el discurso, por lo regular está enfocado a satanizar un tema, hay un análisis profundo, sobre todo, a partir de la voz de una adicta".

"La protagonista de la obra es una ama de casa, que tiene un hijo y una vida aparentemente ideal, la teoría del personaje que si sabemos qué queremos en la vida y escogemos una droga adecuada, la vida puede ser mucho más placentera. La obra no es una apología, pero sí habla desde otro punto de vista de las adiciones, habla de ciertas reglas que se tienen que cumplir para poder ingerir drogas y no caer en una trampa, ella sabe lo que puede pasar, y aun así decide tomar un camino con drogas".

La obra plantea que el problema no está en el consumo de drogas, sino en esta búsqueda eterna de la felicidad, en medio de un mundo lleno de insatisfacciones. Para Hanna, interpretada por la actriz María del Carmen Félix, la decisión es firme, ella sigue en el camino de las drogas, porque ella piensa que el lo mejor, y es cuando abre el análisis para el espectador.

El discurso es poderoso, funciona, dice la actriz, quien previamente ensayó en diversas salas de algunas casas del municipio de Cuauhtitlán, Izcalli, en el Proyecto de Salas de Urgencia.

La respuesta de las amas de casa, fue sorprendente, porque sin ser necesariamente adictas a las drogas, la mayoría se identificó con el sentir y con la insatisfacción de Hanna.

"Es una obra provocadora y transgresora, hay una parte en que le digo al público: si alguien es feliz las 24 horas del día, no nos estamos entendiendo. Como Hanna les empiezo dando la conferencia ¿Cuál es la mejor droga para mi?, les doy una guía donde hablo de los mitos y verdades de las drogas, pero también expongo mi intimidad, las cosas que me duelen, y hablo de la forma en cómo quiero ser recibida por la sociedad y cómo vivo con eso".

El tema, asegura la directora teatral, Aracelia Guerrero, se debe afrontar con información, hablar claramente de qué pasa con las drogas y los efectos que provocan.

"Hemos vivido una tragedia de dimensiones espeluznantes, hicimos una investigación y algunas adaptaciones de la obra, y en este proceso nos dimos cuenta de que no existen cifras oficiales sobre la cantidad de muertos por consumo de drogas, lo cual es tremendo en un país, nos dice que el interés de los políticos no está puesto en los seres humanos".

La obra tendrá temporada del 5 de abril al 5 de mayo en el Foro A Poco No, en República de Cuba 49, en el Centro Histórico.

LETICIA SÁNCHEZ MEDEL