19 de enero de 2014 / 07:25 p.m.

El Real Madrid ya está junto a Barcelona y Atlético de Madrid en la cabeza de la Liga, a falta de los resultados de la jornada de sus rivales por el título, gracias a una mejoría basada en la solidez defensiva y el crecimiento del croata Luka Modric, que muestra su personalidad en cada partido.

El Real Madrid no encaja un gol desde el 22 de diciembre. Cinco encuentros consecutivos -tres en la Liga y dos en la Copa del Rey- forman la base del crecimiento de un equipo que siempre exhibió su pegada, con un Cristiano Ronaldo imparable toda la temporada y que suma nuevos factores para su mejoría, como el crecimiento de Luka Modric que explota su mejor fútbol para mejorar a sus compañeros.

Modric aporta a Carlo Ancelotti un aspecto del juego en el que el técnico italiano siempre incidió: la velocidad en la posesión. Desde su llegada pretendió dirigir un equipo dominador de los partidos pero que no aburriese con el balón en los pies. El ritmo de juego es un factor clave. La recuperación de Xabi Alonso y la libertad con la que juega Luka provocan que el Real Madrid no añore la figura de un centrocampista de corte defensivo como el alemán Sami Khedira, lesionado para toda la temporada.

Con la portería bien cubierta y sin que Diego López ni Iker Casillas estén pagando el reparto de competiciones en su rendimiento, la estabilidad llega desde una defensa con dos pilares cuyo estado marca el camino del Real Madrid. El portugués Pepe mantiene una línea. Sergio Ramos va de menos a más, tras mostrar una forma física alejada de la habitual.

El central sevillano realizó autocrítica y aprovechó el parón navideño para trabajar fuerte y regresar en 2014 con una nueva imagen. Ancelotti lo ha reconocido en varias ocasiones, conocedor que del estado y la concentración de Ramos en los partidos depende gran parte del éxito defensivo de su equipo.

El transcurrir de la temporada ha ido colocando jugadores indiscutibles para Ancelotti. La rotación tan solo llega en la portería, el lateral derecho -con Dani Carvajal y Álvaro Arbeloa ofreciendo un rendimiento similar- y en la media punta. De Isco Alarcón al argentino Ángel Di María pasando por Jesé Rodríguez. Tres candidatos para un puesto en el que juega el que mejor rendimiento da en ese momento sobre el terreno de juego.

Luego, Ancelotti les busca hueco en otra demarcaciones ofensivas si hace falta. En la banda derecha si el galés Gareth Bale sufre un golpe en un gemelo que le hace parar y regresar sin el tono deseado. En punta, si tiene que descansar el francés Karim Benzema que ante el Betis consiguió el centenar de goles como madridista.

El Real Madrid tan solo ha encajado cuatro goles en dos meses de competición, en dos partidos de diez ante Osasuna en el empate liguero de El Sadar (2-2) y en Mestalla en el último encuentro de 2013 (2-3). En esos encuentros ha marcado 22 tantos.

Su remontada liguera nació desde la dolorosa derrota del Camp Nou. Desde que el 26 de octubre perdiese en Barcelona (2-1), encadena nueve victorias y un empate, el cedido en la visita a Osasuna. Es la clave para estar ya codo con codo frente a Barcelona y Atlético de Madrid. Esta temporada se acabó la Liga bipolar. El título es cosa de tres. 

AGENCIAS