6 de abril de 2013 / 02:03 a.m.

 Ciudad de México • La escritora y activista mexicana Elena Poniatowska Amor ya se encuentra mejor de salud, informó hoy Martina García, quien apoya a la también periodista en sus asuntos, requerimientos personales y el cuidado de su hogar.

"Aunque ya sale a la calle para atender algunos asuntos pendientes, todavía no hace su vida normal. Por prescripción médica debe guardar reposo y alejarse de la vida diaria que acostumbra llevar, llena de prisas, compromisos y mucho trabajo", explicó García a, tras señalar que se encuentra contenta por la mejoría que presenta la escritora (París, 1932).

La entrevistada indicó que Poniatowska se sintió mal desde que se encontraba en la anterior edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, a finales de noviembre pasado. "Cuando regresó, el médico le aconsejó que bajara el ritmo de trabajo; no lo hizo y recayó en marzo pasado".

"Estuvo mal por la intensa actividad que desarrolla diariamente, por eso volvió a sentirse indispuesta. Y fue hasta mediados del mes pasado cuando el médico le ordenó descanso total", comentó García, quien informó también que Elena Poniatowska se mantiene en consultas permanentes con un médico cardiólogo.

"A veces ella va al consultorio y a veces el médico viene a casa a verla. Son consultas de cardiología", destacó Martina García, tras añadir que en estos días el médico de Poniatowska viajó a Brasil.

"Probablemente la ha visto mejorada, por eso emprendió ese viaje, sin embargo, la dejó en manos de otro especialista", acotó.

Actualmente, dejó ver la asistente, la escritora descansa más de lo que acostumbra porque según el médico, sólo está cansada, agotada por tanta actividad. No está sujeta a dieta alguna "porque Elenita de por sí no ingiere grasas ni alimentos que puedan perjudicar su salud", comentó.

El pasado 14 de marzo, Elena Poniatowska anunció que "por motivos de salud estaré fuera de actividades unas cuantas semanas. El médico me ordenó reposo absoluto para que no me internen en Cardiología, de este modo puedo trabajar un poco desde la casa. Me disculpo por no responder sus mensajes, los cuales agradezco mucho".

"También lamento no acudir a invitaciones y compromisos adquiridos con anterioridad pero los acompaño con el corazón. Apenas pueda estaré con ustedes para trabajar en lo que todos amamos. Reciba cada uno un apretado abrazo (pero no como el que se dan los políticos) de su vieja amiga, Elena", agregó en esa ocasión.

NOTIMEX