11 de enero de 2015 / 10:43 p.m.

Cuando se hicieron oficiales las llegadas de los refuerzos colombianos, la teoría invitaba a pensar que el Monterrey podría cambiar de manera radical y dejar atrás esta imagen opaca en su funcionamiento.

Hoy, después del debut en el Clausura, Rayados no ha cambiado. La posibilidad de ver una redención futbolística parece lejana, porque la idea del cuadro albiazul fluctúa en lo simple. La UdeG, un equipo infinitamente inferior, lo exhibió prácticamente de principio a fin, mostrando una postura alegre y decidida, esto sin desplegar un futbol elegante.

Con rápidos piques por las bandas, los Leones Negros amedrentaron al Monterrey. Los sudamericanos Jonathan Gonzalez y Fernando Guerrero explotaron las laterales, abriendo la cancha, lo que nunca pudo conseguir Rayados.

Los del Cerro de la Silla tardaron en entrar al juego. La UdeG arrinconó a su rival, aprovechando la postura conservadora que mostró La Pandilla en gran parte de la primera mitad.

De entrada, Carlos Barra sorprendió al mandar únicamente al colombiano Alexander Mejía como titular, dejando a Edwin Cardona y Yimmi Chará en la banca. Aunque ambos ingresaron en la segunda mitad, el daño estaba hecho y poco pudieron hacer para rescatar al menos el punto en la cancha del Jalisco.

Después de irse sin goles en el primer tiempo, fueron los tapatíos quienes no cesaron en su intento de buscar el tanto del triunfo, siempre usando las praderas laterales como vía de acceso.

En un movimiento rápido, Sosa mandó a Jahir Barraza como relevo y la modificación no tardó en traer réditos. El dorsal 11 escapó por la derecha y mandó un centro que Fidel Martínez cabeceó en solitario para mandarla guardar. Era el minuto 69 y no se veía cómo podría reaccionar el cuadro regio.

Si bien el Monterrey buscó regresar con los ingresos de Cardona y Chará, el rival supo manejar bien el marcador e, incluso, estuvo cerca de convertir el segundo tanto.De esta forma, la nueva era de Rayados inició con un descalabro, mientras Leones Negros dejó el fondo porcentual, mismo que ahora ocupa el Guadalajara.

GERARDO SUÁREZ