25 de junio de 2014 / 06:07 p.m.

Apenas ayer Antonio Cuccitini, abuelo materno de Lionel Messi había realizado una crítica en contra de su nieto al comentar que veía "medio flojo" al jugador albiceleste y que tenia que "levantar un poco el espíritu" pasaron menos de 24 horas para que el crack argentino le respondiera al papa de su madre como mejor lo hace, con goles.

Messi llevo nuevamente de la mano a su selección al triunfo en contra de Nigeria al ser el hombre gol y la estrella del duelo del Mundial de Brasil 2014.

"Soy sincero y no me gusta la fanfarronería. Lo veo medio flojo. No corre como años atrás. En España es eléctrico, se marea a los veintidós jugadores. Ahora no corre, no me convence", mencionó Cuccitini a una radio en Rosario, Argentina el pasado martes.

El abuelo de Lio también hablo sobre su preocupación como familiar directo sobre la salud del jugador capitán de Argentina, quien anteriormente había vomitado en algunos partidos.

"Lo veo vomitar y me da miedo, no sé qué será eso. Dicen que son nervios pero yo no me confío. Le han hecho de todo y no le encontraron nada. Lionel era de correr mucho. Me hago mala sangre, no lo puedo evitar", sentenció.

Aún con esta crítica, Don Antonio no pudo dejar de hablar sobre la felicidad que le dio el gol de último minuto de su nieto ante Irán, el cual le dio el pase prácticamente a su selección a Octavos de Final, además dejo en claro que su nieto tampoco es "Dios" para cargar con todo el peso del equipo.

"Gracias a Dios metió el gol sobre la hora y clasificamos. Va a levantar su nivel en los próximos partidos, va a andar mejor. Más no se le puede pedir, no es Dios que puede estar en todas", finalizó.

JAIR RAMOS