16 de marzo de 2014 / 06:29 p.m.

 

Exigidos por la victoria del Real Madrid el día previo, el astro Lionel Messi y el Barcelona ofrecieron el domingo su mejor versión y golearon por 7-0 al visitante Osasuna con tres tantos del argentino para seguir a cuatro puntos del cuadro blanco, que marcha líder de la liga española y será rival directo en el clásico del próximo fin de semana, cuando ambos equipos se reten en feudo madridista.

La tripleta de tantos de Messi, a los 18, 63 y 88 minutos, dejó al argentino como el goleador histórico del club azulgrana con un total de 371 conquistas.

El chileno Alexis Sánchez (22), Andrés Iniesta (34), Cristian Tello (78) y Pedro Rodríguez en los descuentos también remecieron las redes por el Barsa, que exhibió una imagen muy distinta a la del pasado fin de semana, cuando perdió 1-0 en cancha del modesto Valladolid y cayó al tercer lugar de la tabla de posiciones.

Real Madrid, vencedor el sábado sobre Málaga por 1-0, lidera la clasificación con 70 puntos por 67 del Atlético de Madrid, que por idéntico 1-0 derrotó al Espanyol, y 66 del equipo dirigido por el argentino Gerardo Martino, quien vivirá una previa relativamente tranquila del clásico.

Martino tomó nota de la pobre actuación en Valladolid y, ante Osasuna, dejó a Cesc Fábregas y el brasileño Neymar fuera del once inicial, al que regresó Iniesta.

Clave en la gran actuación de Messi, Iniesta aprovechó la confianza para reivindicar su status en el plantel azulgrana y reclamar continuidad ante el Madrid, hartándose de repartir sus ya famosos "caramelos" desde la posición de volante izquierdo; e incluso se soltó con un golazo de zurda, su pierna menos buena.

Enchufados desde la alineación, los locales apenas dieron respiro a Osasuna, que tan solo inquietó el arco de Víctor Valdés con un zapatazo del argentino Emiliano Armenteros en el arranque. Solventado el lapsus defensivo, el Barsa se dedicó a partir de entonces a tocar con criterio, paciencia y olfato asesino, descartando tanto el fútbol directo como el exceso contemplativo, buscando la mejor manera de descuartizar la defensa osasunista.

Muy activo, Sánchez anunció la ofensiva con una volea alta y, tras larga jugada propia de balonmano, con circulación de pelota del flanco izquierdo al derecho, sirvió el primer tanto a Messi, quien acudió voraz a reorientar el cruce raso del chileno.

Sánchez marró un genial servicio de Messi en combinación con Iniesta, pero puso el segundo también desde el área chica y con el exterior del pie, una vez Jordi Alba centró por el lado opuesto, en ejercicio similar al del gol abridor.

Y con Osasuna contra las cuerdas, Iniesta dio el golpe del nocaut, un potente zurdazo desde fuera del área que acabó con Andrés Fernández en la lona.

El arquero bastante hizo en evitar un mayor castigo antes del descanso, sacando sendos mísiles de Dani Alves y Xavi Hernández, nuevamente habilitado por Iniesta.

Iniesta también rozó su segundo pero disparó al cuerpo de Fernández, aunque siguió causando estragos por banda derecha y fabricó con Messi la segunda diana del argentino, que soltó un latigazo a la red entre un bosque de piernas rivales.

Con ese gol, "La Pulga" superó las 369 dianas de Paulino Alcántara en todas las competiciones con el club azulgrana,

Tras ingresar de suplente, Tello marcó el quinto de rosca y luego fue el espoleador del 18vo tanto en el campeonato de Messi, nuevamente originado en Iniesta y prolongado por Alves. Ya en los descuentos, el argentino se encargó de regalar el séptimo de la tarde a Rodríguez.

Osasuna ha perdido sus tres últimos cotejos y marcha 15to, a tres unidades del descenso.

AGENCIAS