16 de febrero de 2013 / 06:04 p.m.

El objeto que cayó en los Montes Urales dejó por lo menos mil 100 heridos y causó pánico entre la población; el cuerpo celeste 2012 DA14 mide 45 metros de diámetro

 

Moscú.-• Dos cuerpos celestes robaron la atención de todo el mundo ayer al difundirse imágenes en las que se puede apreciar un meteorito que impactó en los Montes Urales, en Rusia, generando una onda sónica que rompió numerosas ventanas y dejó al menos mil 100 heridos. Por otro lado, un asteroide rozó nuestro planeta y se convirtió en el bólido de mayor tamaño que se haya acercado tanto a la Tierra al pasar a una distancia de 27 mil 860 kilómetros.

El meteorito que cayó en la región de Cheliábinsk, a unos mil 500 kilómetros al este de Moscú, causó un profundo terror entre miles de personas, e incluso algunas ancianas gritaban que había llegado el fin del mundo.Muchos de los heridos sufrieron cortaduras por los fragmentos de vidrio expulsados cuando se acercaron a las ventanas a ver a qué se debía un resplandor de tanta intensidad.

Al principio se pensó que se trataba de una lluvia de meteoritos, lo que fue negado por la agencia espacial rusa, Roscomos, que confirmó que se trataba de "un cuerpo celeste, un meteorito, que se movía a una gran velocidad”.

El meteorito, que atravesó el cielo alrededor de las 9:20 de la mañana hora local y cuyo peso se calcula en unas 10 toneladas, ingresó en la atmósfera de la Tierra a una velocidad de al menos 54 mil kilómetros por hora y se desintegró a una altura de entre 30 y 50 kilómetros por encima de la superficie, detalló después en un comunicado la Academia de Ciencias de Rusia.

Las explosiones rompieron unos 100 mil metros cuadrados de cristales y 3 mil inmuebles resultaron dañados en la ciudad, dijeron las autoridades.

Las clases apenas habían comenzado en las escuelas de Cheliábinsk cuando ocurrió el fenómeno. Las autoridades informaron que 258 alumnos figuraban entre los heridos.

De acuerdo con información de EFE, la caída de meteoritos es un fenómeno que ocurre una vez al año, pero normalmente pasa desapercibido porque suele ocurrir en zonas poco pobladas. El suceso registrado en Cheliábinsk es el accidente de mayores consecuencias originado por un cuerpo celeste en los últimos años.

También fue un meteorito el responsable de una gigantesca explosión que en la mañana del 30 de junio de 1908 devastó una superficie de 2 mil 200 kilómetros y arrasó más de 80 mil árboles cerca del río Tunguska, en la taiga siberiana, en Rusia.

ROZÓN DE BÓLIDO

Un asteroide bautizado como 2012 DA14 se convirtió ayer en el mayor objeto celeste que hasta ahora se ha acercado a la Tierra, a tan solo 27 mil 743 kilómetros del planeta.

De acuerdo con información de la NASA, el 2012 DA14, una roca de 45 metros de diámetro y unas 130 mil toneladas, hizo su mayor aproximación a nuestro planeta en punto de las 19:25 GMT de este viernes, a las 13:25 horas tiempo de la Ciudad de México, cuando el asteroide estuvo a unos 8 mil 500 kilómetros por debajo de la región donde orbitan unos 400 satélites geoestacionarios.

El asteroide cruzó el cielo nocturno sobre Sumatra, Indonesia, y continuó su travesía cósmica a unos 28 mil 100 kilómetros por hora, informó la NASA.

COINCIDENCIA CÓSMICA

Respecto a los dos fenómenos ocurridos ayer, la Agencia Espacial Europea (AEE) dijo en un mensaje de Twitter que sus expertos han determinado que ambos fenómenos son ajenos el uno del otro: una simple coincidencia cósmica.

El ingeniero Rainer Krefken, de la AEE, dijo que “"si el meteorito hubiera tenido que ver con el asteroide, hubiera presentado otra dirección de vuelo: hubiera volado de sur a norte y no de este a oeste, como ocurrió"”.

Sobre el bólido de Cheliábinsk, según la NASA el objeto tenía unos 15 metros de ancho antes de que penetrara en la atmósfera, y su tamaño era de una cuarta parte del asteroide que pasó junto a la Tierra.

AP Y EFE