23 de junio de 2014 / 11:37 p.m.

Miles de mexicanos se volcaron el lunes a la calle para celebrar la clasificación de su equipo a la segunda ronda en la Copa del Mundo.

Entre cantos de victoria y porras, los mexicanos se arremolinaron en el monumento del Angel de la Independencia en la principal avenida de la ciudad tras el triunfo 3-1 frente a Croacia en Recife, ciudad en el noreste brasileño.

"¿¡En dónde están esos croatas que nos iban a ganar¡?", gritaban varios mientras corrían alrededor del monumento en Paseo de la Reforma, en la zona central de la capital y convertida en una marea de camisetas verdes y banderas mexicanas.

Antes de la celebración, miles siguieron el partido desde el Zócalo, la principal plaza en el corazón de la ciudad de México.

Luego de un primer tiempo sin ningún tanto, miles hicieron vibrar el Zócalo al celebrar al unísono los tres goles mexicanos en la segunda parte.

"¡Aaaaahhh!" y "¡goool!" gritaron una, dos y tres veces mientras veían en vivo el encuentro desde tres pantallas gigantes en la principal plaza de la ciudad.

La victoria llenó de ánimo a algunos de cara a su siguiente encuentro contra Holanda, aunque otros más se mostraron cautelosos o simplemente pesimistas.

"De todos los partidos de nuestra selección, este ha sido el mejor", dijo Gabriel Mancera, un abogado de 44 años que llevaba a su hijo de la mano frente al Angel.

"Después de ganarle a un equipo europeo fuerte como Croacia, no queda duda de la calidad de nuestro juego, podríamos llegar a la final", añadió.

"Estuvo buenísimo el partido. La segunda parte", comentó Vidal Castañeda, un comerciante que llegó al centro de la capital desde el vecino Estado de México.

El presidente Enrique Peña Nieto se sumó a los elogios. "¡Qué orgullo! Hoy se confirma la preparación, actitud, ganas y espíritu de @miseleccionmx. ¡Son grandes equipo! ¡Viva México!", señaló el mandatario en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, otros son menos optimistas.

"Nos gana Holanda... es mucho mejor equipo, trae mejores jugadores, es otro nivel de juego", consideró Roberto Arteaga, un taxista de 44 años que dejó de trabajar el tiempo que duró el partido.

Pedro Josué Pérez, de 13 años, llegó al final del partido y aunque dijo que pensó que México le ganaría a Croacia, su pronóstico es menos halagador para el partido de octavos de final.

"Siento que nos gana Holanda: 2-1", pronosticó el adolescente, acompañado de su papá.

El equipo mexicano quedó segundo en el Grupo A, empatado a puntos con el anfitrión Brasil, que lo superó por diferencia de goles.

Junto a los gritos a favor de México en el Angel de la Independencia, algunos también se referían a los jugadores croatas como "pu...", un calificativo usado comúnmente en partidos en México para referirse al portero contrario y que generó polémica cuando la FIFA anunció que indagaría a México por considerarlo denigrante hacia los gays, aunque el mismo lunes anunció que no continuaría con el caso disciplinario.

"La FIFA haría mejor centrándose en el fútbol y en el arbitraje y no debería juzgar la cultura de los países", dijo Diana Jaime, una abogada de 30 años que vio el partido en las pantallas que el banco para el que trabaja ha instalado en sus oficinas e incluso acude a trabajar enfundada en una camiseta de la selección.

AGENCIAS