29 de abril de 2013 / 01:04 p.m.

Un grupo de investigadores mexicanos desarrolló un tratamiento que logra eliminar células cancerígenas óseas en menos de 15 minutos, en pruebas de laboratorio, con una efectividad de 90 por ciento en la destrucción de tumores, además, no daña las células sanas como las quimioterapias.

Los científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) Unidad Saltillo, dirigidos por la Dora Alicia Cortés Hernández, realizan el método que incorpora nanotecnología e hipertermia magnética, que es menos invasivo y riesgoso que los existentes, pues no es necesario extirpar el órgano afectado, y sería más económico porque requiere menos sesiones.

En entrevista para MILENIO Héctor Sánchez Fuentes, científico que colabora en el método, dijo: ""La principal ventaja es que no es invasivo, ya que se inyectan partículas y se redireccionan al área afectada. El daño es mínimo no como la quimioterapia"".

""Este método se basa en la terapia de hipertermia magnética. Ésta consiste en incrementar la temperatura del tejido canceroso a través de fuentes físicas con la introducción de estas pequeñas nanopartículas que nosotros sintetizamos. La temperatura se incrementa de tres a siete grados por encima de la normal, que sería entre 41 y 47 grados, a modo de que las células cancerosas dejen de recibir oxigeno y mueren, de esta manera se eliminan y solo las sanas pueden seguir normalmente en el medio ambiente fisiológico"".

Sánchez Fuentes explicó que ellos preparan, con las partículas que sintetizan, un termofluido, es un líquido capaz de portar estas partículas. Puede introducirse ya sea vía intravenosa o directamente en el área a tratar y una vez inyectada en la zona, con el uso de campos magnéticos, se pueden direccionar a través de la sangre al área que se va a tratar. Posteriormente se aplica un campo magnético alterno para generar este calor o este aumento de temperatura.

Relató que el proyecto inició hace próximamente cinco años, cuando la Alicia Cortés Hernández se propuso encontrar materiales biocombatibles con el cuerpo después se empezó a ver que se podían hacer este tipo de tratamientos para tratar cáncer en tejido suave y cáncer óseo.

El investigador dijo que tienen planeado un plazo tres años para realizar la prueba en humanos, ya que les faltan recursos para acelerar el proceso; sin embargo, destacó que ya se han hecho estudios in vitro donde comprobaron la efectividad del tratamiento. ""De hecho en estos día estamos en adquisición del equipo que nos va a permitir hacerlas pruebas en ratones.”"

— ÁNGELA CHÁVEZ