17 de julio de 2014 / 07:44 p.m.

Si bien cálculos de la Copa del Mundo de Brasil ubican a los aficionados mexicanos entre los más numerosos y animados del torneo, con unos 50 mil asistentes (15 mil nada más en Río de Janeiro), también son los más denunciados por actos de discriminación, lo que valió en su momento un pronunciamiento de FIFA.

"Hemos abierto actas contra México por conducta inapropiada de seguidores. Es el único procedimiento de este tipo que ha sido abierto", dijo la portavoz de FIFA, Delia Fischer el 19 de junio.

Ante esto, Fare Network, una organización no gubernamental europea que busca "combatir la desigualdad en el futbol y enviar un mensaje unificado contra la discriminación" desde 1999, impulsada por futbolistas, sindicatos y asociaciones de futbol, con el respaldo de FIFA, UEFA y la Comisión Europea, denunció en su informe final de Brasil 2014 el comportamiento de los mexicanos en el evento que se realizó entre el jueves 12 de junio y el domingo 13 de julio.

En el documento interno "Incidentes discriminatorios", presentado por la Fare a FIFA se enumeran estos actos en los estadios mundialistas, pues pese a que "para la mayoría de la gente la Copa del Mundo de Brasil ha sido un torneo maravilloso", alerta sobre la "la respuesta hostil por parte de los aficionados de México, algunos medios de comunicación y algunos políticos, por el cántico Puto reportado a la FIFA como un acto discriminatorio", y que ello "muestra una falta de comprensión de la naturaleza altamente ofensivo de este mensaje".

Fare dice que los incidentes son "significativos en términos de los mensajes de odio, una señal de alarma para futuros torneos en América Latina y Europa; hemos observado varios incidentes en los que los fanáticos visitantes, en particular, trasladaron sus propios prejuicios, actitudes y formas de apoyar en el futbol", a los que llama "actos de discriminación o crímenes de odio".

Se reportaron incidentes en los partidos Brasil-Croacia, México-Camerún, España-Holanda, Alemania-Portugal, Brasil-México, Rusia-Corea, Uruguay-Inglaterra, Colombia-Costa de Marfil, Suiza-Francia, Alemania-Ghana y Argelia-Rusia; los mensajes iban desde discriminatorios por razones de color, símbolos racistas con connotaciones de "supremacía blanca" y el ya famoso Puto.

"Aficionados mexicanos corearon insultos homofóbicos a través del uso de la palabra Puto cada vez que el portero contrario hizo un saque de meta (México-Camerún 13 de junio)", y aunque se abrió un expediente por parte de FIFA, Fare lamenta que se declinó ir a fondo.

Fare señala que alertó nuevamente a FIFA cuando "aficionados mexicanos corearon Puto cada que el brasileño Julio César hizo un saque; los brasileños hicieron lo mismo con Guillermo Ochoa. En el segundo tiempo fue el canto más audible en el estadio (Das Dunas, 17 de junio). La palabra Puto fue usada por los mexicanos en todo el torneo".

Ante los nuevos incidentes protagonizados por aficionados mexicanos, en su informe final del Mundial, Fare lamentó que FIFA no les diera importancia.

Recomendaciones de Fare a la FIFA:

1. Capacitar a los oficiales de partidos para tomar acciones ante estos incidentes.

2. Capacitar mejor a los miembros de la Comisión Disciplinaria de la FIFA.

3.- En los torneos internacionales contar con observadores que documenten.

4.- Comprometer a los grupos de aficionados en cuestiones de discriminación.

5.- Concientizar sobre lo que pueden generar estos actos discriminatorios en el futbol.

HÉCTOR GONZÁLEZ VILLALBA