30 de junio de 2014 / 07:21 p.m.

Los cuatro aficionados mexicanos que golpearon ayer a un brasileño en las afueras del Estadio Castelao, tras el partido entre Holanda y México, podrían ser condenados a ocho años de prisión, de acuerdo a una nota del portal Lance.

Según el sitio de noticias deportivas, uno de los más importantes de Brasil, el hecho se dio en la Avenida Monsenhor Tabosa, a un lado del acceso a la playa de Iracema, lugar donde se encuentra el Fan Fest que la FIFA coloca para que los que no tienen boleto disfruten los partidos en pantallas gigantes.

Los mexicanos detenidos responden a los nombres de Mateo Codinas Velten, de 35 años; Rafael Medina Paderzini, 31; Sergio Israel Eguren Cornejo, 37; y Ángel Eguren Cornejo de 34.

Según informaciones de la Policía Militar, el afectado, un abogado brasileño, se encontraba en la avenida cuando el grupo de mexicanos pasaron al lado y uno de ellos le tocó las partes íntimas a su esposa.

Fue entonces que el brasileño intentó proteger a su mujer y ahí fue cuando los mexicanos empezaron a golpearlo salvajemente, incluso su hermano también alcanzó algunos golpes, pero sin consideración.

Personas que ahí se encontraban de inmediato dieron parte a las autoridades, quienes de inmediato los aprendieron y fueron llevados a la comisaría de la Delegación de Protección al Turista.

Enseguida, las víctimas, cuyos nombres no se revelaron en el informe, reconocieron a los agresores como los cuatro mexicanos detenidos, por lo que fueron trasladados a la delegación de capturas.

La nota de Lance, da cuenta que también otros tres mexicanos fueron detenidos en las inmediaciones del Castelao tras la victoria holandesa, al tener conflictos con algunos brasileños que se burlaban por la derrota.

De acuerdo a la Policía Militar, estos tres mexicanos detenidos responden a los nombres de David Omar Ramírez, Armando Santovena y Julio Bobadilla, quienes junto a seis brasileños fueron llevados a la delegación.

Todos fueron acusados de violencia en la vía pública después de un evento deportivo, pagaron una multa y fueron dejados en libertad.

REDACCIÓN