16 de mayo de 2013 / 11:35 a.m.

México • En México, de las 16 mil pacientes anuales a las que se diagnostica cáncer de mama, 5 por ciento (alrededor de 800) son portadoras de la variación del gen BRCA1, la misma que tenía la actriz Angelina Jolie, informó Alejandro Mohar, director del Instituto Nacional de Cancerología (Incan).

Este tipo de tumor resulta altamente agresivo; sin embargo, su desarrollo puede evitarse retirando por completo los tejidos mamarios, como lo hizo la actriz.

“"De ese 5 por ciento de mujeres con el BRCA1 en México, menos de 1% se realiza la prueba genética, y de ellas, menos de la mitad se realiza la mastectomía bilateral profiláctica"”, comentó Mohar.

El especialista aseguró que México cuenta con tecnología de vanguardia, con laboratorios de desciframiento genético y con los especialistas necesarios para hacer el diagnóstico a tiempo, incluso desde que la mujer es niña.

No obstante, aclaró, la falta de información sobre la variación genética BRCA1 y también la BCRA2, con todas sus mutaciones, ha propiciado que sean pocas las mujeres que acuden a los servicios de salud a practicarse el estudio genético.

El principal problema en el país es que el precio del análisis genético es de 3 mil dólares (39 mil pesos) y ningún sistema de seguridad social lo cubre. “"Son pruebas estandarizadas que se practican a escala mundial, pero en México, por el alto costo, no es accesible a este sector de mujeres que pueden fallecer en un corto tiempo al presentarse los primeros síntomas"”, explicó Mohar a MILENIO.

El especialista recomendó, además de una autoexploración para detectar este tipo de tumores, que las mujeres con antecedentes familiares de madre, tías o hermanas que hayan tenido este tipo de cáncer se hagan la prueba genética.

El problema de la variación del BRCA1 es que, además de ocasionar cáncer de mama, también puede causar el de ovario, tumor que se ha convertido en la cuarta causa de alta mortalidad en el país.

Investigación

El Instituto Nacional de Cancerología realiza protocolos de investigación para detectar la prevalencia de las variaciones BRCA1 y BCRA2, pero lo hace con mujeres que ya padecen cáncer.

El BRCA1 y BCRA2 son genes que se encargan de detener el crecimiento celular, pero cuando están alterados la célula maligna crece, avanza 87 por ciento más rápido que el cáncer tradicional y se disemina en el cuerpo con mínimas probabilidades de sobrevivencia.

“En el Incan analizamos 700 nuevos casos con diagnóstico de cáncer de mama, y de éstos 35 tienen las alteraciones del BRCA1 y BRCA2. Se les da tratamiento convencional, que por supuesto puede funcionar, pero sus posibilidades de sobrevida y de calidad de vida disminuyen”, advirtió el experto.

“"Por el contrario, si se retira a tiempo el tejido mamario, se disminuye en más de 90 por ciento la probabilidad de desarrollar cáncer"”, abundó.

“"Hay algunas que optan por no recurrir a la mastectomía bilateral profiláctica por miedo de perder su busto, aun cuando se les informa que pueden recuperarlo con una cirugía"”, comentó Mohar.

“"En México sí se han hecho la mastectomía pero no existe un censo, porque conforme a nuestra normatividad ética y legal es un procedimiento de alta confidencialidad. No es información pública ya que se trata de una decisión muy personal"”, acotó.

El Incan, junto con el Instituto Nacional de Medicina Genómica y el Broad Institute —organización de Estados Unidos formada por una alianza entre el MIT y la Universidad de Harvard—, lograron descifrar el genoma completo del cáncer de mama ocasionado por la variación genética, que es altamente agresivo y muy difícil de controlar con terapias convencionales.

“"La investigación resulta un avance en la ciencia, logramos desarrollar métodos de detección de mutación y alteraciones genómicas usando tecnología de alta resolución, pero se requerirá de 10 a 15 años para desarrollar las terapias farmacológicas específicas en las que se requerirán diversos ensayos clínicos"”, detalló Mohar.

En México el cáncer de mama es la primera causa de muerte. Cada dos horas fallece una mujer, alrededor de 4 mil 500 al año, con un costo de inversión por tratamiento que puede superar los 300 mil pesos anuales.

Organizan foro donde el experto es el paciente

La fundación Livestrong trae a México el foro “"Voz del cáncer"”, que organizan en conjunto 20 instituciones y agrupaciones de la sociedad civil, como la Fundación Rebecca de Alba y el Instituto Nacional de Cancerología.

El evento, que se llevará cabo martes 21 y miércoles 22 de mayo en el Museo Nacional de Antropología, consiste en que 16 personas de distintas partes de la República que lograron sobrevivir a esta enfermedad cuenten su historia.

Tal es el caso de Gerardo Hernández, un joven que venció al cáncer de testículo, que ayer en conferencia de prensa invitó a las personas al evento para que escuchen cómo tuvo que enfrentar el diagnóstico casi al mismo tiempo que se enteró de que iba a ser padre.

La entrada es gratuita, pero es necesario registrarse al correo cristina.duran@fundacionrebeccadealba.org, pues el cupo es limitado.

El propósito principal es empoderar a los pacientes, pero también dar a conocer las dificultades que tuvieron a fin de generar conciencia en la sociedad y proponer políticas públicas. Patricia Herrera, directora de la Fundación Rebecca de Alba, dijo que también ayudará a lograr un registro nacional de quienes han superado este padecimiento. (Alejandro Madrigal/México)

BLANCA VALADEZ