18 de enero de 2013 / 12:10 a.m.

México • Por diversas causas, En México pueden presentarse contingencias ambientales tan serias como las que ha padecido China en los últimos días, alertaron científicos del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

En un comunicado, recordaron que en días pasados, las poblaciones de Pekín, Shanghái, Cantón y Xian, en la nación asiática, han sido afectadas por un excesivo incremento de partículas contaminantes suspendidas en el aire.

De acuerdo con datos del gobierno de ese país, indicaron, unas siete mil personas han ingresado diariamente al Hospital Infantil de Pekín, debido a los altos niveles de contaminación que se han registrado desde el 12 de enero.

En esas ciudades la infición sobrepasó los 300 microgramos por metro cúbico de partículas menores de 2.5 micras), en un promedio de 24 horas, valores por encima de los niveles que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera aceptables (25 g/m3 en 24 horas).

De acuerdo con la Norma Oficial Mexicana Salud Ambiental, el valor límite permisible para la concentración de partículas suspendidas es de 65 g/m3 en 24 horas.

Conforme a datos y tendencias de la calidad del aire en 20 ciudades mexicanas (período 2000-2009) del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC), la contaminación atmosférica en México provocó 38 mil muertes por cáncer de pulmón, enfermedades cardiopulmonares e infecciones respiratorias entre 2001 y 2005.

De esos decesos, más de 50 por ciento ocurrieron en el valle de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla y Toluca.

Además, la contaminación atmosférica representó los mayores costos ambientales en 2009, con 4.4 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Los investigadores consideraron que los tres niveles de gobierno en México deben asumir la responsabilidad de monitorear la calidad del aire, conservar y proteger los recursos naturales, así como reducir la emisiones de precursores de ozono, partículas atmosféricas y de gases de efecto invernadero.

También, aseguraron, es importante revisar las normas oficiales de calidad del aire y el diseño de planes de contingencia adecuados a las condiciones locales.

En tanto, la sociedad en general debe contribuir mediante la modificación de estilos de vida para mantener un alto nivel de exigencia y corresponsabilidad en la protección del ambiente.

En la actualidad, el deterioro de la calidad del aire se relaciona con diferentes factores, como la densidad poblacional, el nivel de desarrollo económico, de consumo energético, de industrialización y las condiciones meteorológicas, entre otros, expusieron.

NOTIMEX