5 de julio de 2013 / 08:01 p.m.

Berlín, Alemania • El próximo lunes se decidirá, en la ciudad alemana de Münster, si el Estado mexicano recupera una serie de piezas precolombinas que fueron subastadas por una casa de arte en Alemania.

El Tribunal Superior Administrativo en esa ciudad alemana informó hoy que el lunes se llevará a cabo el juicio que interpuso la casa de subastas de arte Lempertz contra la República Mexicana y el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia, sobre piezas de arte precolombino.

La casa de subastas interpuso la demanda porque no puede entregar todavía las piezas a quienes las compraron durante la subasta en 2011, dado que, a instancias de México, el estado de Renania del Norte-Westfalia suspendió la entrega hasta que se aclarara el caso.

Las piezas fueron subastadas por Lempertz en junio del 2011, bajo la condición de que serían entregadas en caso de que se levantara la suspensión que entonces impuso el Tribunal de Colonia, ciudad perteneciente al estado de Renania del Norte-Westfalia.

México se apoyó para detener la entrega en la Ley alemana de Devolución de Patrimonio Cultural, al argumentar que las piezas fueron sacadas de su territorio en forma ilegal y trasladadas a Alemania de la misma manera.

Dicha norma alemana fue promulgada en 2007, pero al parecer las 25 piezas precolombinas ya habían sido comerciadas desde años atrás.

En abril de 2012, el Tribunal Administrativo de Colonia emitió un nuevo fallo en el que permitía que las piezas fueran entregadas a sus compradores, pero el Estado mexicano y el de Renania del Norte-Westfalia acudieron al Tribunal Superior Administrativo de Münster.

Las piezas siguen sin entregarse. De ahí que el lunes en la mañana se llevará a cabo el juicio. La casa de subastas Lempertz sostiene, por su parte, que esas piezas precolombinas mexicanas han sido comerciadas en el mercado internacional de arte desde hace décadas.

El propietario de la casa de subastas, Henrik Hanstein, manifestó en Colonia en abril de 2012, cuando se anuló la suspensión, que las piezas no son muy valiosas y que fueron vendidas por un total de 30 mil euros.

La mencionada ley estipula que las piezas que deben ser devueltas a sus países de origen son aquellas que hayan sido trasladadas a Alemania en forma ilegal a partir de abril del 2007, y Lemperetz argumenta que las piezas mexicanas en cuestión ya estaban en el país antes de esa fecha.

NOTIMEX