17 de junio de 2014 / 10:17 p.m.

Los dirigidos por Miguel Herrera arribaron a Brasil con la meta de realizar un Mundial inédito y tras dos encuentros han demostrado que podrían aspirar a grandes cosas.

 

México llegó al Mundial con la meta de conseguir logros inéditos. Todavía falta camino por recorrer, pero después de dos encuentros el equipo dirigido por Miguel Herrera demostró la personalidad como para hacer válida esa consigna.

El "Tri" empató el martes sin goles con el anfitrión y por primera vez en su historia en los mundiales sumó puntos ante Brasil, que le había ganado en sus tres duelos previos: 1950 (4-0), 1954 (5-0) y 1962 (2-0).

Los mexicanos vencieron 1-0 a Camerún en su debut y lograron su primera victoria sobre un oponente africano en mundiales, y ahora son segundos del Grupo A con los mismos cuatro puntos que el puntero Brasil.

"Demostró el equipo a que viene, a actuar de tú a tú con quien sea", afirmó el técnico Miguel Herrera, luego del empate contra Brasil, en el que el arquero mexicano Guillermo Ochoa cumplió con una soberbia actuación con al menos cuatro atajadas para enmarcar.

"Nosotros también tuvimos el desparpajo de ir para adelante", agregó el "Piojo", que ha contagiado a su plantel con su personalidad efusiva y encaradora.

El empate dejó a México a las puertas de avanzar a octavos de final por sexto mundial consecutivo, aunque su gran reto es jugar el bendito "quinto partido" —los cuartos de final— que sólo alcanzó como anfitrión en 1970 y 1986.

México no encadenaba partidos mundialistas sin recibir goles desde 1970.

México hizo una primera parte equilibrada, luego del dominio inicial del anfitrión. Los mexicanos respondieron con varios remates de larga distancia, aunque casi todos pasaron por encima del travesaño.

Ochoa dejó una atajada para el recuerdo ante un potente cabezazo de Neymar, en el que el ex del Ajaccio francés se tiró hacia su derecha y tapó el balón con una mano.

Los mexicanos dominaron largos tramos del segundo tiempo y generaron peligro con llegadas de José Juan Vázquez y Héctor Herrera. Ochoa surgió nuevamente como el salvador al tapar un cabezazo a quemarropa de Thiago Silva.

México cierra la primera fase el lunes contra Croacia en Recife y, si avanza a octavos de final, probablemente tenga un difícil reto ante Holanda, España o Chile.

AP