6 de marzo de 2014 / 05:07 a.m.

Nigeria fue rival, llegó y metió en aprietos a la selección mexicana en el Georgia Dome, pero con la indulgencia de un Tri que se desdibujó en defensa y medio campo y, por obvias razones, afectó la peligrosidad de cara al arco.

El gol no llegó, y Oribe Peralta navegó en la cancha como se ha mostrado en los últimos partidos: con empuje y determinación, y casi redituó en un par de acciones para un tanto; sin embargo, el cero en el luminoso brilló más.

"En los dos tiempos se vio bien el equipo; son los (duelos) que te sirven", apuntó el también delantero de Santos, quien no dudó en destacar el panorama del Tricolor: "Tenemos un muy buen nivel para competir".

El debut de México en el Mundial se dará el 13 de junio contra Camerún.