23 de junio de 2014 / 09:51 p.m.

La contundencia y el buen futbol aparecieron en el momento oportuno para México, que venció 3-1 a Croacia y así avanzó a los Octavos de Final de la Copa del Mundo y este domingo enfrentará a Holanda en el Castelao de Fortaleza.Haciendo un futbol práctico y sobrio, soportando la presión rival que necesitaba ganar para avanzar, el Tri sacó una victoria convincente para terminar como segundo del Grupo A con 7 puntos, mismos que Brasil, que venció a Camerún 4-1, pero los amazónicos con un +5 por +3 de los nuestros.Desde antes de iniciar el partido el ambiente de los mexicanos era impresionante, afuera y dentro de la Arena Pernambuco. Ni que decir del momento del Himno Nacional, cantado al unísono por los más de 30 mil paisanos en las tribunas y los 11 titulares en la cancha.Con la necesidad imperiosa del triunfo, Croacia fue quien tomó la iniciativa del ataque, mientras México apretaba tibiamente la salida, lo peligroso fue que cedieron tiros de esquina muy peligrosos en los primeros minutos, ante un rival fuerte por alto.La disputa del balón se tornó intensa, incluso apenas a los 7’ apareció el primer amonestado, el croata Ivan Rakitic por fuerte entrada sobre Andrés Guardado, lo que no dejó pasar por alto el árbitro Ravshan Irmatov.Sin un dominador claro, el Tri poco a poco niveló la tenencia del balón, mientras los europeos tenían en los tiros de esquina sus opciones más peligrosas.Fue México quien tuvo la primera clara de gol. A los 15’ tras una gran jugada entre Héctor Herrera y Giovanni Dos Santos, el jugador del Porto reventó el travesaño con un gran tiro de media distancia, dejando ahogado el grito de gol en los miles de paisanos en el estadio, que de paso siguieron ambientando estos duelos del Mundial con el ya popular grito de “puto”.A los 19’, Oribe Peralta tuvo de nueva cuenta el gol, tras un gran pase filtrado de Paul Aguilar, pero no pudo definir ante la salida del arquero balcánico. Eran ya dos opciones falladas.Los dirigidos por Miguel Herrera empezaron a meterse peligrosamente en su terreno de juego, mientras los croatas buscaban siempre lanzar el balón a Mandzukic, que jugando de poste dejaba la pelota a compañeros que venían de atrás y buscaban el tiro de media distancia.Conforme avanzaron los minutos, el dominio volvió a ser alterno, aunque sin claridad para ninguno de los dos equipos, pues lo más peligroso seguía siendo la pelota parada, incluso a los 41’ se dio un jalón de camiseta a Héctor Moreno por parte de Lovren que no marcó el silbante uzbeco, por lo que la primera mitad terminaba sin goles.Para el complemento, Miguel Herrera  no hizo cambios, como tampoco Niko Kovac por los balcánicos., que ya tenía sólo 45 minutos para sacar el triunfo y dejar fuera a México, por lo que se fueron encima provocando faltas y tiros de esquina de mucho peligro.El embate europeo se tornó incesante, México no podía quitarles el balón y cada avance hacía “comerse las uñas” a los 30 mil mexicanos en el estadio y millones en nuestro país.La escuadra mexicana estaba en una línea muy delgada, y riesgosa, entre clasificar y quedar fuera, pues sólo se necesitaba de un gol croata para decir adiós o uno propio para sellar el pase a Octavos. El problema es que no había creación ni quien tomará el liderazgo.Kovac no aguantó más y sacó un defensa a los 57’, para enviar a Kovacic buscando más volumen de medio campo hacia delante; mientras el “Piojo” mandó a Javier “Chicharito” Hernández por Gio cuatro minutos después.Al  63’, el árbitro Irmatov se comió dos penales claros. Primero en un recargón sobre el “Chicharo” que buscaba rematar un centro de Aguilar, y luego en el remate de Guardado una clara mano de Srna  que evitó que el balón llegará a gol. México tomó el control del balón y el juego, y dos minutos después estuvo cerca en un desborde de Aguilar que centró retrazado y la defensa croata despejó con muchos apuros.El premio llegó al 71’. En un tiro de esquina, el capitán Rafael Márquez se leventó y de certero cabezazo puso el 1-0 que ponía a México en los Octavos de Final, provocando la locura en las tribunas y en la banca tricolor, donde todos se abrazaron y festejaron en grande.Herido de muerte, Croacia se lanzó al abordaje, ya no tenía de otra, necesitaba dos goles y el tiempo se acababa.Sin embargo, el Tri tenía otros planes y al 75’ le puso el último clavo al ataúd balcánico, en una gran jugada entre “Chicharito” y Peralta que puso una diagonal mortal para que Andrés Guardado pusiera el 2-0 y en su festejo le hizo la señal a los croatas que a los mexicanos no les temblaban las piernas, como ellos dijeron.La suerte era azteca, pues a los 77’, Héctor Moreno apareció providencialmente para evitar el gol del rival, a un disparo de Rebic y así mantener intacta la portería mexicana en la Copa del Mundo.Pero no había terminado el carnaval azteca, pues al 81’ apareció la figura del “Chicharito” para poner el 3-0 en tiro de esquina peinado por Márquez a primer palo, coronando la mejor actuación de nuestra selección en este Mundial; a pesar que al 86’ Perisic puso el de la honra croata. 3-1 final que ya no hacía daño.La Arena Pernambuco era una sucursal del manicomio, los 30 mil mexicanos no dejaban de festejar y cantar el Cielito Lindo, incluso festejando en grande la expulsión de Rebic al 88’.La misión que antes del Mundial se antojaba más que complicada se aprobó en la primera fase, ahora ante Holanda, el domingo a las 11:00 horas, se tendrá que ratificar el buen momento y lograr lo que ninguna otra selección ha logrado antes: llegar al quinto partido.

ROBERTO FLORES