15 de mayo de 2013 / 10:55 p.m.

México • Con "Cordiox", del artista y músico Ariel Guzik -una compleja maquina que describe sonoramente el espacio y el entorno-, México participará en la 55 Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia, a partir del próximo 28 de mayo en la Antigua Iglesia de San Lorenzo, Italia.

En rueda de prensa, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina Cepeda, dijo que como cada dos años Venecia volverá a ser el centro de atención de las artes visuales en el mundo, y destacó que se trata de una oportunidad inmejorable para mostrar la vitalidad y riqueza del arte mexicano.

Con una inversión de 12 millones de pesos, la funcionaria indicó que en esta ocasión la propuesta consistió en llevar un diálogo sonoro a un edificio de notables antecedentes relacionados con la música, por su acústica privilegiada.

"Se trata de un dichoso encuentro entre el espacio y el artista, quien ha tenido como elementos claros en su trabajo: la acústica, la armonía y la resonancia. Es una compleja maquina que describe sonoramente el entorno, por lo que los visitantes podrán hacer un recorrido auditivo por el espacio y experimentarlo a través de una experiencia sonora excepcional", refirió.

En su oportunidad, la curadora del proyecto, Itala Schmelz, definió a "Cordiox" como una compleja maquina que describe, a través de sonoridades, el espacio y el entorno. Su cadencia tonal es cristalina, sutil y expansiva, además está relacionada estrechamente con el espacio mismo, anotó.

De acuerdo con los organizadores, esta pieza, que tuvo un costo de tres millones de pesos, produce en el espectador un recorrido auditivo por un espacio que no se puede circular dadas las características del edificio.

"Cordiox" es una maquina de cuatro metros de altura que pone en juego el encuentro de dos elementos complementarios: 180 cuerdas tensas distribuidas en tres arpas y un cilindro de cuarzos de grandes dimensiones. A su vez, internamente contrapone dos expresiones de un mismo fenómeno, los campos eléctricos y magnéticos.

En la factura de esta pieza, el artista ha logrado una importante síntesis de elementos y sencillez funcional. Su centro es un cuarzo fundido puro, único en el mundo, de 45 centímetros de diámetro y 180 de altura; ha sido manufacturada ex profeso por la empresa alemana Heraeus Quarzglass.

El instrumento está formado por largas y tensas cuerdas que semejan los instrumentos musicales.

Al tomar de nuevo la palabra, María Cristina Cepeda dijo que la decisión de que Ariel Guzik represente a México en dicha Bienal, se debe a la anterior administración del INBA, que conformó un comité interno para seleccionar un curador para la bienal.

Dijo que en noviembre de 2012 se integró tal comité, el cual estuvo compuesto por cinco directores de museos del INBA, con vocación al arte contemporáneo.

Señaló que el comité invitó a siete curadores y seleccionó a los integrantes del jurado conformado por el Subdirector de Patrimonio Artístico del INBA, Xavier Guzmán; la coordinadora Nacional de Artes Plásticas, Mónica López Velarde; la directora del Museo Tamayo Arte Contemporáneo, Carmen Cuenca; la directora del Museo Universitario de Arte Contemporáneo, Graciela de la Torre, y el curador independiente Francisco Reyes Palma.

Sostuvo que fue el jurado quien seleccionó el proyecto que representará a México en Venecia, cuya curaduría está a cargo de Itala Schmelz.

El artista Ariel Guzik refirió que "Cordiox", por su naturaleza de descriptor sonoro de espacios, tiene la capacidad de abarcar toda la superficie interna de la Antigua Iglesia de San Lorenzo.

El sonido del instrumento -sin ningún tipo de bocinas, amplificadores o aplicaciones digitales-, se propagará en el espacio reverberante de la antigua capilla, para producir una inmersión sonora, una experiencia de escucha excepcional.

Cabe destacar que dicha pieza sonora estará en exhibición hasta el próximo 24 de noviembre.

NOTIMEX