24 de junio de 2014 / 11:21 p.m.

La selección mexicana regresó a su 'cuartel' para prepararse de cara a su duelo frente a Holanda en los octavos de final del Mundial.

 

La selección de México partió de Recife, donde el lunes superó por 1-3 a Croacia y aseguró su clasificación a los octavos de final del Mundial de Brasil 2014, para retornar al puerto paulista de Santos y preparar en su "cuartel" el crucial partido ante Holanda, en la próxima fase.

El equipo dirigido por Miguel Herrera, que terminó segundo del Grupo A con los mismos siete puntos que el líder Brasil, pero menor diferencia de goles, permaneció desde su primer partido en la primera fase en la región del Nordeste brasileño, aprovechando que fue favorecido con la proximidad geográfica entre ciudades.

El "Tri", que fue despedido en el hotel de Recife por una media centena de emocionados aficionados, embarcó en la capital del nororiental estado de Pernambuco a las 11.00 horas con destino al aeropuerto internacional de Guarulhos, que opera para Sao Paulo, y desde allí se trasladó por vía terrestre a Santos.

A diferencia del equipo, que decidió volver a Santos, la mayoría de aficionados que acompañan al "Tri" permanecieron en el Nordeste y viajarán de Recife a Fortaleza para aguardar el partido del domingo contra los holandeses, primeros del Grupo B.

En Santos están instaladas las selecciones de México y de Costa Rica, pero a diferencia de los mexicanos que prefirieron quedarse en el Nordeste, los costarricenses han ido a sus partidos y retornado siempre al puerto paulista.

AGENCIAS