18 de mayo de 2014 / 02:33 a.m.

A menos de un mes del arranque del Mundial en Brasil, México ha tomado medidas para evitar algún caso de dopaje positivo derivado del consumo de carne contaminada con clembuterol, dijo el sábado el director deportivo de la selección Ricardo Peláez.

El año pasado, dos jugadores de la primera división presentaron en su organismo la sustancia, que en 2011 provocó un escándalo cuando cinco seleccionados mexicanos también dieron positivo en un control realizado en la Copa de Oro.

Guillermo Ochoa, Edgar Dueñas, Antonio Naelson, Francisco Rodríguez y Christian Bermúdez dieron positivo, pero todos fueron exonerados por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) al determinarse que consumieron carne contaminada con clembuterol.

La Federación Mexicana no castigó ni dio a conocer formalmente los nombres de los jugadores que dieron positivo, al afirmar que el resultado se derivó del consumo de carne contaminada.

"Estamos tomando todas las precauciones de alimentación, estos dos días que los jugadores han tenido descanso le dijimos que tomen precauciones necesarias de la carne por supuesto", dijo Peláez en rueda de prensa.

México comenzó su concentración mundialista el pasado lunes con siete seleccionados que recibieron dos días de descanso. El lunes, volverá a los entrenamientos.

Durante el Mundial Sub17 que se realizó en canchas mexicanas entre junio y julio de 2011, un total de 109 jugadores de 19 países diferentes dieron positivo a la sustancia. En ese entonces, Jiri Dvorak, director médico de la FIFA, declaró que la contaminación de la carne en México "no es un problema de dopaje sino de salud pública".

En el pasado, las autoridades mexicanas reconocieron que existe un problema en el país por el uso de clembuterol como método para engordar el ganado, una práctica que es penada por la ley federal.

Las leyes federales mexicanas prohíben el empleo del clembuterol, un anabolizante que engorda animales pero deja rastros en la carne que, al ser consumida por personas puede causar intoxicación.

"Los jugadores deben de estar bien metidos, bien concentrados, conscientes del gran compromiso con la afición", agregó Peláez. "Hay que cuidar todos los aspectos y estar en constante comunicación con los jugadores".

Peláez dijo que sostendrá una conversación sobre el tema cuando estén concentrados los demás jugadores.

Para el lunes ya México podrá entrenar con 17 de los 23 seleccionados, informó el dirigente.

México debuta en el Mundial el próximo 13 de junio cuando enfrente a Camerún. Quedó ubicado en el Grupo A, que completan Brasil y Croacia.

AP