28 de marzo de 2014 / 07:21 p.m.

La serbia Ana Ivanovic, decimotercera del ránking de la WTA, afirmó hoy que jamás pisa las líneas de las canchas de tenis como una manera de atraer la buena suerte, y que su próximo desafío es volver a ser una de las diez mejores del mundo.

"Nunca me paro encima de las líneas, es mi única superstición", declaró la jugadora que llegó a se la número uno del mundo a mediados del 2008 en una conferencia de prensa en Ciudad de México previa a su participación en el Abierto de Monterrey que comienza la próxima semana.

Ivanovic, hoy con 26 años, fue con 20 la mejor jugadora del mundo en junio del 2008 tras ganar el Roland Garros, uno de los cuatro torneos 'Grand Slam', hazaña que, según dijo, le costó asimilar.

"Fue una experiencia maravillosa que me llegó de muy joven y me costó asumir. Ahora mi meta es volver a estar entre las diez mejores y espero conseguirlo pronto", subrayó Ivanovic, nacida en Belgrado.

En enero pasado ganó el torneo de Auckland y alcanzó los cuartos de final en el primer 'Grand Slam' del 2014, el Abierto de Australia.

"Fue un buen comienzo de una temporada que espero sea buena", dijo la tenista que, recuperada ya de una dolencia a la altura de la cadera, llegó hasta la cuarta ronda en su último torneo, el de Miami.

Ana Ivanovic es una de las figuras principales del Abierto de Monterrey, que repartirá medio millón de dólares en premios.

También han confirmado su participación la italiana Flavia Penetta, 12 del mundo y campeona este mes en Indian Wells; la danesa Carolina Wozniacki, 18 de la lista mundial, y a la belga Kristen Flipkens, vigésimo cuarta.

"Es un torneo maravilloso y espero disfrutarlo. Este año vengo bien preparada", puntualizó.

AGENCIAS