REDACCIÓN
9 de julio de 2014 / 03:57 p.m.

Durante muchos años, el portero de la selección brasileña de 1950, Barbosa, cargó con el nada agradable estigma de haber sido la persona más señalada por aquel "Maracanazo" sufrido ante Uruguay.

Sin embargo, ayer, quedó "liberado" tras la goleada que sufrió el Scratch du Oro ante Alemania por 7-1 en el Mineiraro de Belo Horizonte, pero eso sí, la hija de Barbosa dejó en claro que su padre nunca pasó una vergüenza como ésta.

Tereza Barbosa, quien cuidó a su padre hasta su muerte en el 2000, se reunió en la localidad de Playa Grande con un grupo de amigos para ver la Semifinal entre amazónicos y europeos, sin pensar lo que iban a vivir en 90 minutos.

"Soy brasileña y quería que Brasil ganara, más estoy viendo las cosas de otra forma. Mucha gente está diciendo que Barbosa hoy ha sido declarado inocente, que ahora se limpió su alma.

"La verdad es que él nunca vivió una vergüenza así, en 1950 Brasil le ganó a todos, pero perdió con Uruguay pudiendo empatar, pero no fue nunca de esta forma tan humillante", declaró Tereza Barbosa al portal globoesporte.