REDACCIÓN
27 de abril de 2014 / 07:31 p.m.

 

Tras las declaraciones racistas que supuestamente hizo el dueño de los Clippers, Donald Sterling, el mundo de la NBA se ha conmocionado y han llenado de reacciones las redes sociales y medios de comunicación.

 

Michael Jordan declaró que las declaraciones fueron muy ofensivas y que la NBA está tomando cartas en el asunto.

 

"Como propietario, estoy obviamente disgustado, un dueño de un equipo no puede realizar ese tipo de declaraciones. Soy confidente de Adam Silver (comisionado de la NBA) y se hará una investigación a fondo del hecho. Como formador de jugadores, me siento completamente ultrajado", dijo el jugador.

 

Por su parte, LeBron James fue tajante al decir "no hay sitio para Donald Sterling en la NBA".

 

Incluso Kobe Bryant dijo que "no jugaría para él".