28 de marzo de 2014 / 12:50 a.m.

Sobre el juego de este fin de semana ante Tigres, Miguel Ponce detalló que los Diablos trabajan a conciencia de que es urgente sumar unidades que de una vez por todas los metan a la liguilla, además de que aprendieron la lección que les dio Atlante: no pueden jugar con excesos de confianza.

"No nos podemos relajar, sabemos que tenemos cierta ventaja en puntos con los demás rivales y eso nos da cierta comodidad, pero eso no puede pasar, todos los partidos se deben jugar al máximo y con mucha seriedad, ningún equipo es fácil y nos lo demostró Atlante".

Sobre los felinos, Ponce sabe que tendrán a un rival de cuidado y con la motivación en alto por su pase a la final de la Copa MX. "Un partido importante, si bien no se le han dado los resultados en la Liga MX pero no deja de ser un equipo peligroso, además de que llegan con la motivación de estar en la final de la Copa, esperemos que salgamos a hacer un buen partido y salir con tres puntos que necesitamos", dijo.

Además agregó: "no podemos seguir sumando, el equipo lo ha hecho bien, por un juego no podemos poner focos rojos, solo hay que trabajar, checar lo que nos pasó, mentalizarnos en hacer un buen partido el sábado, el equipo está bien y ojalan que podamos salir con un triunfo".

Los Diablos Rojos del Toluca entrenaron a puerta cerrada en el estadio Nemesio Diez, donde el estratega José Cardozo probó al equipo que mandará a la cancha este sábado por la noche, en el cual no se esperan mayores cambios, solo el regreso a la alineación titular del lateral Oscar Rojas, el resto sería el mismo que jugó ante Atlante.

JESÚS QUEZADA | FOTO: CORTESÍA CLUB TOLUCA