11 de junio de 2013 / 02:06 p.m.

México• En su autobiografía, Miles Davis cuenta que al terminar las sesiones de grabación del disco Sketches of Spain “no tenía nada dentro de mí. Estaba agotado de toda emoción y no quería escuchar esa música después de haber tocado todas esas cosas difíciles”. Agrega que el disco le gustó porque “pensaba que todos habían tocado bien en él y que Gil (Evans) había arreglado todo de poca madre, pero no tuvo un gran impacto en mí”.

A quien sí le impactó fue al compositor español Joaquín Rodrigo, quien al escuchar la versión de Miles a su célebre concierto Aranjuez declaró que no le gustaba. Aranjuez, escribiría el trompetista, “fue el motivo por el que hice Sketches of Spain. Dado que él cobraba derechos por el uso de esa pieza en el disco, le dije a la persona que se lo había hecho escuchar: ‘Vamos a ver si le gusta cuando le empiecen a llegar cheques gruesos de las regalías’. Después de eso no volví a escuchar nada de él”.

En una frase muy emotiva, una chica le dijo al trompetista: “Concebí a mi hijo con Sketches of Spain”, mientras otra mujer le confiaba sus efectos laborales: “Gané mucho dinero cogiendo con Sketches of Spain”. Y aunque el álbum cuenta con sus detractores, como el pianista Chano Domínguez, quien piensa que “si Miles se hubiera quedado tres o cuatro meses en Cádiz ese Sketches of Spain habría sido diez veces mejor”, la revista flamencoworld.com destaca el disco como “la primera aproximación del mundo del jazz al flamenco”.

Escuchar en concierto la aproximación que Gil Cervantes y la GC Jazz Orchestra tendrán hacia Sketches of Spain, el próximo miércoles a las 20:30 horas en el Centro Cultural Roberto Cantoral de la Ciudad de México, ha causado expectativa. Sobre todo porque la destacada trompetista canadiense Ingrid Jensen figurará como solista en una interpretación que contará con las partituras originales, si bien habrá que recordar que Miles les decía a los incrédulos músicos de la orquesta (muchos de ellos de formación sinfónica): “no toquen lo que está ahí”.

En entrevista, Jensen recuerda que empezó a tocar la música de Miles hacia fines de los ochenta, cuando todavía era estudiante. “Entonces me gustaban discos como Kind of Blue, como a todos, y también lo que tocaba en los sesenta con Wayne Shorter y el célebre quinteto. Con mi banda tocaba algunos de sus standards, algo que todos los músicos deben de hacer como parte del aprendizaje, y también algunas cosas de bebop, por supuesto”.

¿De alguna forma relacionas tu sonido con el de Miles?

Sí, y es porque escucho a muchos cantantes. De niña me di cuenta que Miles tocaba más la trompeta como un cantante que como un trompetista que quiere alcanzar notas altas, era más melódico. Además, usaba mucho el espacio.

¿Has tocado antes Sketches of Spain?

No, aunque sí Porgy and Bess y Miles Ahead (otras colaboraciones del trompetista con Gil Evans). Ni siquiera sé cómo me voy a aproximar a la obra en vivo, pero sé que debo ser muy cuidadosa, algo que aprendí cuando toqué Porgy and Bess y Miles Ahead. Debes de confiar en tus propios oídos y tratar de no desempeñar el papel de Miles, sino tocar como tú lo sientes, pero con el debido respeto a Miles. Vamos a tener un ensayo y al día siguiente una prueba de sonido y eso es todo. Es una obra que he escuchado en disco unas mil veces, por lo menos. Además, voy a traer un poco de electrónica para jugar con algunas ideas que vayan surgiendo.

¿En qué crees que radica la hermosura de este disco?

Creo que parte de su belleza tiene que ver con su sensación de ser un baile, porque a mí me encanta el baile flamenco, así como el sentido afroperuano que tiene. Es interesante ver la influencia española, pero también la latinoamericana, le dan una sensación diferente, distinta a tocar simplemente jazz straight ahead. En cuanto al concierto, las partituras serán respetadas, pero habrá algunas partes donde trataremos de ser un poco más abiertos, usando el material original para ser más creativos.

¿Qué tanto te gusta tocar con orquesta?

Siempre es una emoción sentir los colores y los sonidos alrededor, es como si me rodeara un piano enorme del que puedo tomar ideas e inspirarme con diferentes formas y dinámicas. Es casi como tocar música clásica, pero me permite improvisar.

ENTREVISTA POR XAVIER QUIRARTE