16 de mayo de 2013 / 10:12 p.m.

 México  • Los brillantes arcos alrededor del núcleo del cúmulo de galaxias Abell S1077, son las imágenes de galaxias muy lejanas, distorsionadas por el enorme campo gravitatorio del cúmulo.

Los cúmulos son enormes agrupaciones de galaxias, cada una con millones de estrellas en su interior. Son las estructuras más grandes del Universo, que se mantienen unidas por la atracción gravitatoria.

La cantidad de materia en estas agrupaciones es tan grande que su campo gravitatorio es capaz de distorsionar el tejido espacio-temporal, alterando la trayectoria de la luz que atraviesa el cúmulo.

En algunos casos, este fenómeno puede producir un efecto similar al de una lupa, haciendo posible observar objetos que se encuentran detrás del cúmulo y que en principio sería imposible detectar desde la Tierra.

En la fotografía, tomada por el Telescopio Espacial NASA/ESA Hubble, las líneas curvas que parecen arañazos en la lente del telescopio son en realidad galaxias muy lejanas, cuya luz ha sido distorsionada por el fuerte campo gravitatorio del cúmulo.

Los efectos de las lentes gravitatorias ayudan a los astrónomos a estudiar a través del tiempo los objetos más lejanos y antiguos del Universo.

Un buen ejemplo es la galaxia MACS0647-JD, que se encuentra a 13 mil 300 millones de años luz de nuestro planeta, cuya luz se pudo detectar gracias a la lupa formada por el cúmulo de galaxias MACS J0647+7015.

 — MILENIO CIENCIA