Agencias
19 de septiembre de 2013 / 03:25 p.m.

"Una respuesta del islam a Miss Mundo". Así explica la creadora del certamen "Miss Musulmana" el motivo de su iniciativa. Yakarta, la capital indonesia, celebró este miércoles la final del concurso, con recitación del Corán, desfiles con velo islámico y sesiones de oración incluidas, que ganó la nigeriana Obabiyi Aishah.  

Como réplica al concurso de reinas de la belleza que tendrá lugar en Bali y que ha levantado una férrea oposición en el país, veinte mujeres mostraron las últimas tendencias de la moda islámica en el certamen "Muslimah World" o "Musulmanas del Mundo". "Queremos mostrar al planeta que el islam es bello", declaró Aishah, la joven ganadora de 21 años, procedente de Nigeria, uno de los seis países representados en el certamen. "Somos libres y el velo es nuestro orgullo", añadió.

Las aspirantes -que sólo pueden competir si usan velo- recibieron un "entrenamiento espiritual" de tres días, en el que se levantaban antes del amanecer para rezar juntas y mejorar sus habilidades en la lectura del Corán. Los organizadores del concurso aseguran que pretenden mostrar que existe una alternativa a la idea de la bellezapropuesta por el certamen Miss Mundo.

Sin embargo, aunque aseguran que el atractivo no es únicamente una cuestión física, el peso y las medidas de las participantes fueron expuestos en la página web del concurso, que patrocina una marca de maquillaje halal(término que hace referencia al conjunto de prácticas permitidas por la religión musulmana).   

Según Eka Shanti, que fundó este certamen hace tres años al perder su empleo porque se negó a quitarse el velo islámico, este concurso es "una respuesta del islam". "Se trata de ser piadosa (...), de mostrar que se puede conservar cierta espiritualidad en el mundo moderno actual", cuenta en declaraciones a la agencia AFP.

Y, la verdad, dicha "respuesta" ha sido contundente: Miss Mundo 2013 iba a celebrarse en un principio el próximo día 28 en Yakarta, pero el concurso fue desplazado a Bali, isla hinduista de Indonesia, tras las numerosas manifestaciones en contra de este certamen.