22 de noviembre de 2013 / 10:01 p.m.

Viena.- Un Che Guevara que parece mirar al infinito, con su boina con la estrella comunista. Una imagen impresa millones de veces tanto como símbolo de la revolución y la contracultura, como para publicitar bienes comerciales como bebidas alcohólicas y pantalones vaqueros. Ahora uno de los escasos originales de la fotografía más reproducida del mundo, el retrato del guerrillero argentino-cubano Ernesto Che Guevara tomado por el fotógrafo Alberto Díaz "Korda" (1928-2001) ha sido subastada en Viena por 7.200 euros (9.600 dólares). La galería fotográfica Westlicht subastó ese original titulado "Guerrillero heroico" (1960) junto a otra conocida imagen del revolucionario, tomada en 1963 por el suizo René Burri, y vendida por 4.800 euros (6.450 dólares). Korda logró la fama con la instantánea de un Che Guevara de 31 años que inmortalizó el cinco de marzo de 1960, durante el entierro de las víctimas de la explosión de un buque fondeado en La Habana. La foto "no fue concebida, sino intuida", dijo una vez Korda, quien después la pulió en el laboratorio para resaltar la mirada, recortando del lado izquierdo de la toma horizontal el perfil de un desconocido y del derecho una palmera tropical. La imagen subastada en Viena es la original de la que se extrajo la icónica imagen, cuyo negativo está en poder del Gobierno cubano. Pero la imagen estuvo durante años en el estudio del fotógrafo, hasta la muerte del revolucionario cubano en 1967, cuando Korda se la regaló al editor italiano Giangiacomo Feltrinelli para ilustrar un libro sobre los diarios de los últimos meses del Che en Bolivia. Esa instantánea del revolucionario con pelo largo y alborotado bajo una boina militar, mirada perdida y gesto serio, es la fotografía más reproducida de la historia. Korda, que nunca cobró derechos por esa imagen, llegó a asegurar que si le hubieran dado un céntimo por cada copia reproducida hubiera sido millonario. "Creo que Korda solo hizo veinte o veinticinco copias. Por eso es una pieza tan extraña y estamos contentos de tenerla en nuestra subasta", explicó a Efe el director de Westlicht, Peter Coeln. En la otra foto subastada, René Burri inmortalizó durante una entrevista a Che Guevara fumando un puro, sin mirar al objetivo y con la cejas algo levantadas, también convertida en todo un símbolo del revolucionario "Esa fotografía es tan importante no sólo por ser una de las imágenes más bonitas del Che Guevara sino también porque es un revelado original, lo que es muy raro; no sabemos cuantos primeros revelados existen", indicó Coeln sobre esa imagen. EFE