26 de enero de 2014 / 12:09 a.m.

El técnico del Barcelona, Gerardo Martino, se esfuerza por mantener a sus jugadores concentrados en los próximos partidos en medio de la crisis institucional por la renuncia del presidente del club, Sandro Rosell.

Rosell renunció al cargo el jueves en medio de una investigación judicial por irregularidades en el fichaje del astro brasileño Neymar, procedente de Santos. El vicepresidente Josep Bartomeu lo reemplazó.

"Era un momento de centrarme en lo futbolístico, que la plantilla siga bien de ánimos y no decaiga", expresó Martino el sábado. "He intentado aislarme un poco y centrarme en los jugadores. Nosotros tenemos que dar respuesta desde el lado futbolístico".

El timonel argentino, contratado esta temporada por Rosell, indicó que habló con el ahora ex presidente, y señaló que la dimisión "no es una buena noticia".

El Barsa enfrenta el domingo al Málaga e intentará recuperar la cima de la liga española, que quedó el sábado en poder del Real Madrid tras vencer 2-0 al Granada.

"Noto bien al vestuario, disfrutan de jugar en este club, quieren ganar, jugar bien, respetar a un estilo e intentar ganar", afirmó Martino. El entrenador afirmó que la situación no ha afectado el ánimo de Neymar, quien estará varias semanas sin jugar por una lesión de tobillo.

"Le he visto siempre de la misma manera. No tengo ninguna duda de que esto no le afectará en su vuelta y en su fútbol", expresó.

AP