AGENCIAS
12 de agosto de 2014 / 09:21 p.m.

Las monjas del Convento de San Leandro, en Sevilla, España, ha mostrado a lo largo del tiempo su gusto y habilidad para jugar bastquebol, pero la pelota y la canasta que utilizaban ya no servían.

Sin embargo, miembros de la Federación Española de Básquetbol y autoridades del Ayuntamiento de la ciudad andaluza llegaron hace unos días con un aro y una pelota nuevos, un gesto que las puso más que contentas.

"En el recreo, sobre todo las hermanas más jóvenes, juegan al baloncesto", ha explicado la madre superiora, que ha indicado que llevan una vida "muy sedentaria" en el convento porque su trabajo normalmente lo realizan sentadas, algo que le lleva a concluir que "un poco de ejercicio es muy positivo".

La iniciativa surgió a principios de junio, cuando el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, visitó el convento para firmar un convenio para la financiación de unas obras de rehabilitación del edificio, catalogado con el máximo nivel de protección y declarado como Bien de Interés Cultural.

A raíz de ver a las religiosas jugando con un balón pinchado y una canasta rota, Zoido se comprometió a ponerse en contacto con la FEB con motivo de la Copa del Mundo y la anterior gira preparatoria de la selección, que ha traído estos días al equipo nacional a tierras andaluzas para disputar varios partidos amistosos.

A Sáez la idea del consistorio le pareció "algo fantástico", por lo que desde la FEB se pusieron manos a la obra para "poder traer una canasta digna y unos balones".

"Es una idea maravillosa y ver la ilusión que le ha hecho a las hermanas para nosotros es uno de los momentos especiales de la Copa del Mundo, que se vive ya desde en uno de los rincones más humildes de Sevilla hasta en los pabellones por los que los mejores jugadores profesionales del mundo competirán por el título", ha argumentado Sáez.

Muchas de las hermanas de la orden agustina de este convento proceden de África, donde, según explica la madre superiora, "estaban acostumbradas a moverse mucho".

Aquí el vídeo: