REUTERS
19 de julio de 2013 / 06:38 p.m.

Roma • Un prelado católico arrestado solicitó reunirse con el papa Francisco para informarle sobre las actividades irregulares en la administración financiera del Vaticano antes de ser detenido bajo sospechas de lavado de dinero, según un documento judicial italiano y una fuente legal.

El monseñor Nunzio Scarano también escribió una carta al Papa desde su celda en prisión y ofreció documentos a magistrados, dijo una fuente cercana al caso.

Scarano se desempeñó durante años como contador senior de APSA, la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica. A través de APSA el religioso tuvo acceso al banco del Vaticano, donde tenía varias cuentas y una institución que está bajo presión de la comunidad financiera internacional para transparentar sus actividades.

De acuerdo a una transcripción de un interrogatorio realizado a Scarano el 8 de julio en una prisión de Roma, a la que Reuters tuvo acceso, el monseñor dijo a los jueces: "Recientemente había solicitado una audiencia con el Santo Padre porque no estaba satisfecho con la forma en que las cosas se estaban gestionando en APSA".

La fuente dijo que Scarano entregó a los magistrados un archivo de documentos que supuestamente muestra lo que consideraba como actividades irregulares en APSA.

Al ser consultado por comentarios sobre las acusaciones contra Scarano, el portavoz jefe del Vaticano, Francisco Lombardi, dijo: "No hay mucho que pueda decir sobre la confiabilidad de esta persona. Estoy seguro de que los magistrados saben cómo hacer su trabajo".

La fuente, que tuvo acceso a los detalles del interrogatorio de Scarano, dijo que diría a los jueves que "él no era la única manzana podrida" en el departamento del Vaticano donde trabajaba.

Scarano, de 61 años, fue arrestado el 28 de junio junto a un agente del servicio secreto italiano y un operador financiero. Los tres están acusados formalmente de conspirar para ingresar ilegalmente a Italia 20 millones de euros (26 millones de dólares) desde Suiza en favor de un miembro de una familia acaudalada.

Sus abogados dicen que el prelado sólo intentaba ayudar a amigos a recuperar su dinero y que no tenía interés personal en esos fondos. (1 dólar = 0,7639 euros) (Reportes adicionales de Steve Scherer y Antonella Ciancio.