19 de junio de 2013 / 08:09 p.m.

Crónicas, ensayos, crítica literaria y una amplia colección de más de 20 mil piezas, son algunas de las aportaciones que hizo a la sociedad mexicana el ensayista, cronista y narrador mexicano Carlos Monsiváis (1938-2010), a quien se recuerda hoy, a tres años de su muerte.

Monsiváis fue un intelectual atento a todos los temas de la vida cultural en el país y desarrolló la crítica literaria, que en opinión de su amiga y colega Elena Poniatowska, fue su gran aportación, ya que fue en este género donde el escritor expuso con mayor perfección su espíritu crítico.

""Espíritu que hoy día nos hace una gran falta. Además de que ahí reflejó su análisis político y el interés en la política que no tienen muchos escritores, ya que algunos prefieren mantenerse afuera, al margen y Carlos nunca fue así"", señaló la escritora.

En estos textos, abundó, el lector puede apreciar a un autor, que expone parte de su carácter y su formación, ""que es muy atractiva para las minorías, ya que era un muchacho que vivía en barrios pobres, pertenecía a una minoría sexual y era protestante en México, un país donde todos o en su mayoría son católicos"".

Para el ensayista Jezreel Salazar, autor de "La conciencia imprescindible. Ensayos sobre Carlos Monsiváis" (2009), el intelectual mexicano aportó a la sociedad un mirada polisémica que propone y esparce sobre sus objetos de estudio, la multiplicidad de voces que incluye al interior de sus textos y la gama de discursos y referentes ya sea literarios, filosóficos e históricos con los que está constantemente en diálogo.

Mientras que para José Gordon, el mayor aporte literario de Carlos Monsiváis es en el terreno del ensayo, donde compartió sus amplios mapas del paisaje literario mexicano, para ubicar los contextos de diferentes narradores, siguiendo la definición aportada por Alfonso Reyes (1889-1959), quien decía que el ensayo era el centauro de los géneros narrativos, al incorporar la literatura, la crítica y otros géneros.

El editor y escritor Carlos Mapes encuentra en la obra del cronista la participación de todos los géneros: la narrativa, el cuento, la crónica, el aforismo y ensayo, lo que hace de su obra única:

""Para él fue determinante la lectura de ?El laberinto de la soledad?, de Octavio Paz, ese libro lo marcó profundamente porque se dio cuenta que el mexicano se mueve en dos orillas: el relajo y la solemnidad. Él se metió en medio de ellas con un sentido del humor crítico y esa es su gran aportación a la literatura mexicana"", recordó.

En la literatura, señaló el periodista mexicano Javier Aranda, Monsiváis tuvo el genio de dar origen a una obra de muchas curiosidades, al amalgamar dos vertientes: la alta cultura y la cultura popular, además de recogerlas en sus crónicas con un lenguaje simple y atractivo para cualquier lector.

Beatriz Sánchez y Juan Villamil coincidieron en que la mayor aportación de Carlos Monsiváis se dio en la crónica literaria, que el escritor elaboró de forma contemporánea y con una visión diferente creada desde su punto de vista.

Coleccionista por afición, el célebre intelectual mexicano heredó las piezas que conforman la colección del Museo del Estanquillo, espacio, donde es perceptible un coleccionista apasionado y obsesivo, que estaba al pendiente de lo que podía conseguir y le interesaba.

Diario lo visitaban los vendedores porque les encargaba específicamente fotografías, objetos o lo que él tuviera en mente.

A tres años de su partida, Carlos Monsiváis continúa siendo un referente intelectual, que en palabras de Elena Poniatowska, se debe homenajear leyendo su obra, "es leerlo, pero bien y a fondo, a pesar de que no es un autor fácil, es importante porque es una manera de saber hacia dónde dirigir nuestros pasos por la ciudad", expone en declaraciones difundidas por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

— NOTIMEX