13 de julio de 2014 / 02:16 p.m.

Con la llegada de unos cien mil argentinos a Río de Janeiro, de lo que la mayoría no tiene entradas y quizá no las consigan ni en la reventa, las autoridades brasileñas montaron un dispositivo de seguridad especial de cara a la Gran Final de Brasil 2014.

Concentrados sobre las playas de Copacabana y en menor medida en la vecina Ipanema, muchos suelen pernoctar en el Sambódromo, donde se instaló un campamento de casas rodante, motor homes y automóviles.

"Podemos decir que tendremos aproximadamente 26 mil hombres de la seguridad pública actuando aquí durante la final", sostuvo el ministro de Justicia, José Eduardo Cardozo. El operativo es de tal dimensión y de tan amplia cobertura que confluirán policías federales, militares y agentes de seguridad privada.

Desde ayer hubo unos 5 mil efectivos trabajando en los alrededores del Maracaná, en tanto que varios helicópteros sobrevolaron la zona.

Salvo casos menores, no hubo incidentes graves con los argentinos a lo largo del mundial, pero el temor se remite a la cantidad de fanáticos y al consumo de alcohol en la vía pública, lo que puede provocar desmanes.

Por su parte, las autoridades también están atentas a eventuales protestas en contra de la Copa del Mundo, que mermaron cuando comenzó a correr la pelota en el país futbolero.

REDACCIÓN