3 de noviembre de 2014 / 09:11 p.m.

 

A pesar de que la victoria ante el Queen Park Rangers, por 2-1, permitió que el Chelsea se consolidara como líder de la Premier League, el entrenador del conjunto londinense desató la polémica al criticar a los aficionados.

"Hasta el gol de Oscar (1-0) no me di cuenta de que el estadio estaba lleno, estaban dormidos. Parecía un estadio vacío", declaró el estratega portugués a la prensa inglesa, poco después del encuentro.

Las declaraciones de Mourinho provocaron la respuesta de los seguidores, quienes fueron representados por Tim Rolls, presidente de la asociación de fans del Chelsea, el cual aseguró que el precio de los boletos afecta a los aficionados.

"Los jóvenes, los que más cantan y hacen ruido, no pueden pagar los precios actuales", declaró Rolls.

RAFAEL RIVERA