2 de octubre de 2014 / 11:16 p.m.

Las gestiones para presionar a Canadá a realizar la Copa del Mundo de mujeres en canchas de césped es ahora un asunto legal, con la estadounidense Abby Wambach y la alemana Nadine Anferer, entre otras jugadoras, "plenamente listas para proceder celosa y agresivamente en las cortes", dijo su abogado.

Las jugadoras, que no tienen planes de boicotear el torneo del próximo año, se quejan de discriminación de género, porque la Copa del Mundo para hombres siempre se juega en canchas de césped. Una demanda fue presentada el miércoles en el Tribunal de Derechos Humanos en Ontario en la que se identifica a la FIFA y la Asociación de Fútbol de Canadá como acusados.

El abogado Hampton Dellinger dijo que se podría instalar césped real en los seis estadios de la Copa del Mundo por entre 2 y 3 millones de dólares. Dellinger pidió una audiencia acelerada el mes próximo para que se pueda emitir un fallo a tiempo para que se cambie la superficie de juego.

"(La suma) es una gota en el balde en términos de los cofres de la FIFA", dijo Dellinger. "Canadá es uno de los países más ricos del mundo".

Las jugadoras dicen que el deporte es inherentemente distinto en césped artificial. La pelota rebota de forma diferente, existe mayor riesgo de lesiones y el período de recuperación es más largo — un problema especial en un torneo en el que se juegan numerosos partidos en un calendario apretado.

"Cambia totalmente el juego", dijo la alemana Angerer, jugadora de la FIFA en la última temporada. "No es justo que nuestro juego sea cambiado".

Wambach, Angerer, la delantera estadounidense Alex Morgan, la brasileña Fabiana Da Silva Simoes y la española Verónica Boquete están entre las jugadoras que presentaron la demanda. Se han estado quejando del problema desde hace años — desde que la propuesta canadiense de usar césped artificial fue aceptada — y enviaron una carta a la FIFA y la Asociación canadiense en julio en la que dijeron que estaban preparadas para dar pasos legales.

Desde entonces, ha estado creciendo el respaldo para las mujeres en los medios sociales, con celebridades como el actor Tom Hanks y el astro de la NBA Kobe Bryant sumándose a la causa. Tim Howard, el portero de la selección nacional masculina estadounidense, también expresó su apoyo en Twitter.

"Tenemos que levantarnos y expresar firmemente que eso no está bien. No está bien y tenemos que ser tratadas de la misma forma que los hombres", le dijo a The Associated Press el mes pasado Wambach, la máxima goleadora en la historia de la selección estadounidense.

El martes, una funcionaria de la FIFA de visita en Canadá dijo que no existen planes para reconsiderar el uso de césped artificial.

"Jugaremos en césped artificial y no existe un Plan B", dijo Tatjana Haenni, jefa de las competencias femeninas de la FIFA.

Las mujeres han dicho que no planean boicotear la Copa del Mundo. Angerer y Boquete reiteraron esa posición el jueves.

"En estos momentos estamos concentradas en la demanda", dijo Boquete. "Y esperamos que la FIFA y la federación canadiense nos escuchen y traten de encontrar una solución. En estos momentos no podemos pensar más allá".

AP