24 de marzo de 2013 / 11:15 p.m.

Ciudad de México • Como una forma de buscar la valoración por parte de los escuchas, la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes albergó la sesión Mujeres toman la palabra, en la que cinco narradoras orales se dieron a la tarea de compartir sus gustos literarios y sus rescates de la tradición oral.

Tania Alfaro, Luz María Cruz, Elsa Oralia González, Elizabeth Martínez y Sara Rojo, con diferentes trayectorias, se propusieron recuperar una forma de contar historias, porque las mujeres han ocupado un espacio muy importante en un oficio que, en la actualidad, cuenta con más mujeres que hombres.

“"Cuando decimos que somos narradores, la gente pone cara de qué: ‘¿narradores?, ¿y qué hacen?’ Ni siquiera la palabra narración tiene un significado específico. Ha sido un trabajo enorme el promover la narración"”, explicó Elsa Oralia González, quien cuenta con más de dos décadas de trayectoria, incluso como investigadora de la tradición de los pueblos indígenas.

Una sesión en la que lo mismo se acudía a los relatos de los pueblos indígenas del sur y del norte del país, que tenían como escenarios a París e, incluso, clásicas fantasías con moraleja y todo, pero siempre con la idea de despertar interés hacia la palabra.

Mujeres toman la palabra tiene como propósito primordial el que jóvenes y adultos valoren de una manera positiva la labor de los cuentacuentos, que incluso están agrupados en el Foro Internacionales de Narradores Orales, dirigido por Armando Trejo.

JESÚS ALEJO SANTIAGO